noviembre 3, 2021

Pensar en cómo aprovechar el conocimiento después de pasar por la Universidad, aquellos que tienen esa oportunidad, casi siempre está encaminado a conseguir dinero, un buen puesto laboral o, quizá, desarrollar nuevos conocimientos fuera del país. Son muchas las expectativas. Sin embargo, un grupo de jóvenes en Bogotá entendió, en medio de sus estudios universitarios de pregrado, que la mejor forma de retribuir el conocimiento al que habían tenido acceso era compartiéndolo con otros en zonas en donde, quizá, los sueños quedan estancados a causa de la violencia, el desempleo y la falta de oportunidades. Ahí nace el emprendimiento social Cerros de Cambio, una iniciativa que lidera la emprendedora social Estefany Güechá que tiene junto a otros jóvenes líderes, la ilusión de entregar a niños y niñas de uno de los sectores más vulnerables de Bogotá, como lo es Ciudad Bolívar, herramientas que les permita visualizar nuevos horizontes.

Emprender socialmente, un propósito de vida

Cerros de Cambio, que en realidad se vuelven una montaña de oportunidades, se trata de jóvenes voluntariados, en especial estudiantes extranjeros de la Universidad del Rosario de Bogotá, que se suman semestral o anualmente a entregar lo mejor de sí en forma de oportunidad para los demás. Sin embargo, el paso del tiempo, dictó nuevas necesidades. “Cuando empezamos con la idea fueron muchos los voluntarios que llegaban a darles clases de inglés, francés, italiano, portugués a estos niños, en especial a los estudiantes de la institución Cerros del Sur, en donde su profesorado es voluntariado y llegamos a aportar. Pero también, nos dimos cuenta que más allá de los idiomas, es una comunidad que necesita recibir orientaciones para no caer en la delincuencia, para pensar la vida desde diferentes aspectos y ahí nos juntamos con diferentes carreras de la universidad y de otras que aportan su esfuerzo para el conocimiento y bienestar de los demás”, contó Güechá. Pero, ¿por qué un grupo de jóvenes termina dándole clase a estudiantes en condiciones de vulnerabilidad? La respuesta es clara. Primero, la ausencia de Estado. Además es un sentimiento de agradecimiento y de saber ponerse en los zapatos del otro. Reconocer el recorrido que hay que trasegar para alcanzar esas metas los ha orientado a ayudar. “Todos los emprendimientos tenemos un dolor del por qué hacemos las cosas y fue cómo nos convertimos en ese héroe o heroína que queríamos ser de niños. Yo soy paisa pero nadie me cree porque no tengo acento. Me gradué de colegio público en el Meta (mi papá era militar y nos trasladamos mucho) y cuando salí era difícil estudiar la carrera que soñaba y con la que podía aportar a la sociedad. Por eso me dediqué a apuntarle a una beca y logré hacer mi carrera de finanzas internacionales. Pero ahí entendí que ese recorrido, muchos no lo tienen tan claro y por eso quise aportar”.  

Cerrando brechas de desigualdad

Hoy, Cerros de Cambio ha impactado, directamente, a por lo menos 200 personas que recibieron clases, orientaciones académicas, de vida y un mensaje que les permitió abrir el espectro de su futuro, una iniciativa, que, sin duda, ha tenido miles de tropiezos, como el más reciente, la pandemia. “Veníamos con un muy buen ritmo y ganándonos la confianza de la comunidad, de los padres de familia que los dejaban asistir a las clases y poder llegar a más personas. Sin embargo, viene la pandemia y nos obliga a estar encerrados. Logramos crecer nuestro impacto porque de manera digital también otras personas podrían recibir nuestra orientación, pero sin duda, el proceso que teníamos se detuvo y apenas ahora estamos en proceso de reconstrucción”. Además de los procesos académicos y de intercambio cultural con estudiantes extranjeros, Cerros de Cambio le apuesta a impactar el medio ambiente. La cercanía de la comunidad con el Relleno de Doña Juana, y que hace el aire más peligroso para la salud humana, les permitió evidenciar y constatar estrategias que ayuden a convertir todo el aprendizaje comunitario en estrategias de reciclaje y sostenibilidad. “En ese sector el aire es muy complicado. Con el paro las barricadas y basuras se crecieron enormemente y los perros dejan las bolsas de basuras abiertas. La contaminación es evidente, por eso, logramos crear una estrategia que permite recolectar residuos que pueden ser vendidos y ese beneficio económico, permite subsidiar el estudio de niños y niñas de la zona”, contó Estefany, orgullosa de haber convertido este hecho en una oportunidad.

¿Alianzas?

La presencia de RECON ha sido eje transversal a sus ideas de negocio, y al proceso de intercambio cultural, permitiendo encontrar nuevas herramientas con las que pueden aportar en su ardua labor diaria de llegar a la sostenibilidad del proyecto. “Nosotros conocemos a Recon ya hace un tiempo porque son los que hacen el estudio juicioso de cómo está el tema del emprendimiento social a nivel nacional y son los que generan los espacios de discusión. Para nosotros tener la exposición en su último informe nos ayudó a abrir el espectro y que más personas nos conocieran. Nosotros los emprendedores a veces trabajamos en silencio, aunque nadie acá trabaja para que lo vean, pero lo cierto es que, si no nos mostramos, nadie nos va a encontrar y apoyar y en eso ha ayudado Recon, en aprender a visibilizar y ser sostenibles”, finalizó la emprendedora. Hoy, detrás de esas nuevas caras que llegan a la comunidad, existen miles de rostros que se han quedado ocultos ante la falta de oportunidades que al conocer a Cerros de Cambio, empiezan a escalar la montaña de dudas que les permita ubicarse en un mirador de nuevas aspiraciones de vida.  

Impacto

Cerros es una apuesta por transformar comunidades en condiciones de vulnerabilidad en comunidades sostenibles a través de tres pilares: educación de calidad, interculturalidad y la gestión de las basuras. Más de 200 voluntarios de más de 30 países y alianzas con organizaciones Estudio sin fronteras de Austria, han hecho realidad entregar becas a niños de estratos 1, 2 y 3 y apoyo a carreras profesionales. Así mismo, en su eje ambiental está uno de los cimientos para conseguir los recursos. La venta de productos elaborados a partir del reciclaje permite pagar la educación de niños de la misma comunidad, apoyar las huertas comunitarias y hacer germinar las semillas académicas.

Más noticias

  • Green Soul Company: un emprendimiento social con alma ambiental

    mayo 18, 2022

  • Asohetro: Un emprendimiento que siembra esperanza en el norte del Cauca

    agosto 5, 2021

  • Sol y mar, combinación estrella para llevar agua potable a costas de Colombia

    julio 26, 2021

Categorías

Etiquetas