Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

Segundas oportunidades: Víctimas del conflicto que hoy son ejemplos de construcción de paz en sus territorios

9 abril, 2019 - Autor: Recon Colombia

En Colombia, han sido miles las víctimas de la violencia por diversas causas: Secuestros, asesinatos selectivos, acciones bélicas, ataques a bienes civiles, atentados terroristas, masacres, desapariciones forzadas, violencia sexual, desplazamientos forzados, minas, reclutamiento ilícito, entre otras. Según la Unidad de Víctimas, son 8.771.850 las víctimas registradas históricamente y 7.124.143 el número de víctimas sujetas de asistencia y reparación.

El 9 de Abril, se conmemora en Colombia el Día Nacional de la memoria y la solidaridad con las víctimas. Este día, se conmemora desde que fue aprobada la Ley 1448 de 2011, la cual tiene por objeto dictar medidas de atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto armado interno. Una Ley incluyente, viable, responsable y necesaria en una nación que ha sufrido el flagelo de la violencia por años. Para hablar de víctimas, es necesario entender que el significado trasciende más allá del brindado por la RAE: “Una persona que padece daño o muere por culpa ajena o por accidente fortuito”.

Las víctimas en Colombia requieren que se les repare integralmente, pero además claman que se recuerde lo ocurrido y sus memorias pertenezcan a los debates públicos para garantizar una no repetición de los hechos. Las víctimas, muestran “indignación por el silencio y la indolencia de miles de compatriotas que desconocen o no quieren oír su sufrimiento, y que con ello ignoran también la vulnerabilidad y la precariedad de nuestra democracia”.

La guerra ha dejado innumerables daños morales y materiales, así que hoy, quisimos rendir un homenaje a los miles de colombianos que han sido afectados por la violencia en el país y no quieren ser re victimizados, rendimos un homenaje aquellos que a través de sus historias y a pesar de su pasado, decidieron comenzar de nuevo y hoy nos dan lecciones de perdón y solidaridad que permiten pensar en un futuro distinto para Colombia.

Emprendedores sociales que construyen paz y generan oportunidades de desarrollo

Edinson Gómez, ingresó en la guerrilla a sus 17 años, pero se desmovilizó y decidió iniciar su emprendimiento social en Toro, Valle del Cauca, en compañía de sus colegas de la tercera edad. 11 ex combatientes que dejaron las armas, cogieron la pala y hoy después de 30 años en la guerra, gracias a una nueva oportunidad siembran paz a través de la Asociación Agricultores La Esperanza, emprendimiento social del cual Edinson es co-fundador. En este momento tienen cerca de 20 hectáreas cultivadas de ají, algodón y maíz dulce. Edinson realizó su proceso de reintegración y asegura que a pesar de su edad el y sus compañeros aún puede ser útiles para la sociedad y aportar a la construcción de paz.

Luisa Romero, una joven payanés de 27 años creó una organización llamada Get up an Go Colombia, por medio de la cual promueve el turismo en regiones afectadas por el conflicto armado a través de actividades y proyectos, convirtiendo los antiguos territorios de guerra en destinos culturales y gastronómicos para turistas nacionales y extranjeros. Además de promover el turismo, Luisa ha logrado hablar de inclusión y oportunidades empleando y enseñando inglés, a jóvenes víctimas del conflicto, ex combatienes y comunidad LGBTI a quienes convierte en guías turísticos de los recorridos. Su emprendimiento se enfoca en el departamento del Cauca.

En San Jacinto, en los Montes de María; Bolívar, nace un emprendimiento social que ha transformado la vida de más de 70 jóvenes víctimas de la violencia en esta subregión que padeció por años la guerra. Chocolate Montes de María, es un proyecto creado para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa de la subregión, a partir de la transformación del grano de cacao en chocolate y derivados, convirtiendo a los estudiantes en protagonistas y ejes centrales del proceso. Pedro Meza, fundador y líder de este emprendimiento, es una víctima del conflicto armado en Colombia. Actualmente es docente y afirma que gracias a este proyecto se ha logrado mejorar y afianzar las competencias ciudadanas como: el liderazgo, la tolerancia y el trabajo en equipo, importantes para la consolidación de la paz.

Nevis Cadena, emprendedor social que trabaja en El Charco, Nariño desarrolló un proyecto llamado Frutichar, en el cual más de 50 familias han cambiado la siembra de cultivos ilícitos por cultivos de frutos exóticos como Açaí, chontaduro, borojó, entre otros. Actualmente, elaboran pulpas de estos frutos, helados y otros productos que contribuyen a la manutención de estas familias que solo veían anteriormente en su sustento la siembra de coca y amapola.

Casabe al arte, es un emprendimiento social que nació en la vereda de Salamina en Montería, Córdoba. Su fundador y líder: Ildefonso Mestra, creó este proyecto para suplir las necesidades de más de 80 niños y niñas de esta región que no recibían clases de arte por falta de materiales para el desarrollo de las clases. Con materiales del contexto, como el casabe, Ildefonso, encontró una solución para alejarlos de la violencia y brindarles recursos para hacer del arte, una catársis a las secuelas del conflicto.

Como ellos, son cientos de emprendedores sociales, que fueron víctimas de la violencia y a pesar de ello, hoy transforman realidades para la construcción de un futuro distinto. Rendimos homenaje a estos héroes invisibles, que son gestores de paz y hacemos un llamado a “las segundas oportunidades”. Las víctimas en Colombia, también necesitan en qué creer, en quien confiar y sobre todo una segunda oportunidad para volver a comenzar.

 

Foto: Unidad para las Víctimas