Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

Radiografía del emprendimiento social en Colombia

27 septiembre, 2018 - Autor: Recon

El emprendimiento social está tomando fuerza en todo el país. De hecho, la organización RECON –creada para impulsarlo– ha identificado más de 2.000 iniciativas en diferentes regiones. No obstante, la primera encuesta sobre esta actividad, aplicada a 500 emprendedores en 30 departamentos, muestra que la mayoría de ellos realizan su labor en medio de grandes limitaciones y dificultades.

Entre ellas, la falta de formalización y capacitación, el difícil acceso a la financiación, la escasez de ingresos y situaciones adversas como las violencias locales.

El informe de la encuesta destaca, sin embargo, que, en medio de la ausencia del Estado en muchas comunidades, estos emprendedores logran impulsar el empleo y la generación de ingresos para sus habitantes, afectando positivamente la economía y el desarrollo de estas y generando en muchos casos fórmulas contra la violencia.

Ellos le apuestan a la transformación social a través de la ciencia y la tecnología, las artes, la comunicación, el medioambiente y la cultura de paz y derechos humanos. Sin embargo, poner en marcha las iniciativas no es fácil. De hecho, la mayoría de los proyectos –un 85,6 por ciento– nacen con ahorros de las personas, y es muy bajo el porcentaje de los patrocinados por el Estado.

Ser emprendedor social en Colombia es una cuestión de vocación, ya que implica esfuerzos y sacrificios sin recibir una remuneración justa a cambio

Los proyectos están en casi todos los departamentos, pero tienen más presencia en las capitales. Bogotá concentró a 131 de los encuestados; Antioquia, a 53; Valle del Cauca, a 49, y Cundinamarca, a 39. En contraste, solo el 3,2 por ciento de los emprendedores interrogados están en los departamentos correspondientes a los antiguos Territorios Nacionales: Casanare, Putumayo, Arauca, Guaviare, San Andrés, Amazonas, Vichada, Vaupés y Guainía.

La encuesta muestra que el 91,4 por ciento de los emprendimientos sociales en Colombia consideran que no existe vocación de lucro, lo que concuerda con su enfoque social y la prevalencia del bien colectivo. “Sin embargo –dice el informe de Recon–, los emprendedores sociales deberían tener una vocación de generación de ingresos, porque si bien buscan impactar en un beneficio colectivo, esto no debe llevar a una renuncia expresa de ser rentables, con el ánimo de fortalecer así mucho más sus iniciativas y brindar más alternativas en el país”.

Según el estudio, cerca del 55 por ciento de los ingresos de estos emprendimientos proviene de donaciones, cuotas y aportes, ya que no han logrado comercializar un producto u ofrecer un servicio. “Están acudiendo, como fuente de financiación, a las donaciones y aportes de manera exclusiva, sin generar mecanismos alternos para contribuir a sus ingresos financieros derivados de su propio modelo de negocio”, dice el informe. Solo el 33,9 por ciento de los ingresos son por la venta de productos o servicios.

Por otro lado, el 65 por ciento de los emprendedores señalaron que ganan menos de un salario mínimo, y solo el 3 por ciento recibe mensualmente cuatro o más salarios mínimos. “Ser emprendedor social en Colombia es una cuestión de vocación, ya que implica esfuerzos y sacrificios sin recibir una remuneración justa a cambio”, sostiene Recon.

El estudio deja ver que la mayoría de quienes optan por este camino son adultos jóvenes –57,6 % de ellos están entre los 25 y los 34 años–. También, que en su mayoría son profesionales –71 por ciento–. Sin embargo, reciben poca formación asociada al emprendimiento social. Solo el 38 indicó haberla recibido.

“No existen programas de formación por parte del Estado orientados a promover y fortalecer el emprendimiento social”. La mayoría de los procesos de formación que brinda están dirigidos de manera exclusiva a los emprendimientos convencionales, dice Recon.

Seis de cada diez emprendedores señalaron que se dedican tiempo completo al desarrollo de su iniciativa. El resto la alternan con otras actividades.

Un dato que da cuenta de la precariedad con la que muchos emprendedores hacen su trabajo es el de que casi 6 de cada 10 operan desde su casa y por lo menos 2, en otros espacios como cafés, restaurantes o bibliotecas, donde no tienen que pagar arrendamiento.

Un aspecto preocupante del estudio está relacionado con el acceso al sistema financiero. El 89,2 por ciento de los encuestados dicen que no han accedido a este, lo que, según el informe, se explica por la “informalidad con la que operan los emprendimientos –el 61,2 por ciento no están constituidos formalmente– y “por no cumplir los requisitos propios del sistema financiero, lo cual no significa que no deseen o requieran hacerlo”.

Casi el 70 por ciento de ellos no tienen cuenta bancaria a nombre de la empresa, y el 97 por ciento consideran que el sistema financiero no tiene líneas adecuadas para apoyarlos.

Vía: El Tiempo

Por: Mateo García

Ver nota AQUÍ