Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

La formalización, el camino hacia la sostenibilidad del Emprendimiento Social

27 febrero, 2021 - Autor: Recon Colombia

El contexto del Emprendimiento Social en Colombia es para analizar y tomar acción: El 44,8% de los emprendimientos sociales aún están en la informalidad. Las cargas tributarias y comerciales a las que están sometidos los emprendimientos sociales al constituirse formalmente son altas, teniendo en cuenta que la mayoría de ellos se financian inicialmente con sus recursos personales y no reciben ingresos de sus emprendimientos. Los mecanismos de financiación para este tipo de emprendimientos y los programas de incubación / aceleración de impacto son aún insuficientes.

¿Es el Emprendimiento Social un modelo diferencial? ¿Cuáles son los obstáculos para su formalización? ¿En qué se distingue de las empresas tradicionales, de las entidades sin ánimo de lucro ? ¿Es posible y deseable una figura jurídica especial que permita a los emprendimientos sociales formalizarse y generar valor económico, dada su contribución social y/o ambiental?  ¿Cómo podemos aprender de las experiencias internacionales en este tema? 

Ante este panorama e intentando responder estos interrogantes, dialogamos con diferentes expertos y Emprendedores Sociales acerca de las figuras legales y políticas públicas: ¿Qué necesita el Emprendimiento Social en Colombia para su fortalecimiento?” y cómo desde la promoción de la formalización de este modelo de negocio se generan mejores condiciones para mayor impacto. 

En alianza con Gómez – Pinzón Abogados, firma que coopera en el proceso de orientación legal y jurídica para los emprendimientos sociales de la Comunidad RECON, adelantamos este espacio de reflexión y de compartir experiencias en pro de robustecer el ecosistema del Emprendimiento Social del país. 

«Colombia vive un momento coyuntural en relación con los modelos de negocio que impulsan el desarrollo sostenible. El Emprendimiento Social es una de las herramientas que busca consolidación de un modelo de desarrollo con valor social y ambiental, sin embargo, el 44,6% de los emprendimientos sociales identificados por RECON son informales. De ellos, 78% son sin ánimo de lucro, 25% sociedades comerciales, 2% entidades de economías solidaria y 1% BIC. El 59% no ganan ingresos y 81% utilizaron ahorros personales su creación.»Independiente del modelo, es importante que se reconozca y acepte el Emprendimiento Social como modelo de negocio. Fundación, SAS, BIC, híbrido o un espectro especial, el Emprendimiento Social en Colombia debe fortalecerse porque es un vehículo dinamizador y de impacto en los territorios” dijo Andrés Santamaría, director de Recon. 

Palabras a las que se adhirió nuestra moderadora aliada, Natalia García, socia de Gómez-Pinzón Abogados: «Sorprendente las cifras que tiene RECON acerca de la informalidad del Emprendimiento Social. Más del 44% de los Emprendimientos Sociales identificados están en la informalidad generando impacto social para el país. Desde nuestra organización somos aliados para orientar en la formalización y fortalecimiento de este modelo de negocio»

Experiencias internacionales para el aprendizaje de Colombia

Tuvimos presentes en este espacio de encuentro virtual tres experiencias internacionales exitosas del fortalecimiento del Emprendimiento Social en países como EE.UU., Reino Unido y Jamaica a través de las políticas públicas y  formalización del modelo de negocio social. Concluyeron a grandes rasgos sobre la importancia de innovar+ sobre las figuras jurídicas disponibles, apoyar la formalización con alivios tributarios y facilidades financieras para las empresas sociales que están ayudando a solucionar problemáticas en la sociedad e incentivar la creación y maduración de los Emprendimientos legales desde la base de la educación.

«No hay que crear nuevas figuras, lo que separa al Emprendimiento Social del Emprendimiento convencional es el enfoque de impacto. Lo que se debe fomentar por parte de los Gobiernos son alivios financieros, tributarios, políticas públicas para fortalecer las estructuras legales. Necesitamos impulsar a jóvenes abogados para ayudar a promover algunos de los cambios que buscamos para el impacto social. Desde Ashoka trabajamos con universidades desarrollando currículum para implementar el Emprendimiento Social en la educación sobre Leyes» explicó Annette McGee Johnson, Directora Global Legal de Ashoka, EE.UU.

Saffrey Brown, Directora de Innovación de Leap Co en Jamaica, exaltó las bondades de este modelo de negocio en su país, donde es una de las cabezas visibles del Emprendimiento Social Jamaiquino «Los emprendimientos sociales son formas de crear empleo, reducir las desigualdades. Algunos de los mejores resultados en Jamaica es que personas con discapacidad se han involucrado. Muchas de estas personas no habían estado económicamente activas. Es importante para Colombia que el Gobierno pueda ser un conducto para respaldar estas empresas sociales informales hacia una estructura más formal, afianzar el crecimiento y que se desarrolle con todos los enfoques en mente»

Por su parte Dan Gregory, Director de Desarrollo Social Internacional y Sostenible de Social UK Enterprise, de Inglaterra, explicó el auge y mayor empatía que generan en su país los emprendimientos sociales con sus comunidades, apuestas que los hacen altamente viables como modelos de negocio sostenibles. Además aportó sobre su concepto de innovación para el proceso de formalización de los mismos. 

«En Reino Unido hemos tenido innovaciones para la formalización y reconocimiento legal. Nuestro modelo cooperativista tradicional fue olvidado por un tiempo y fue redescubierto. A veces no se necesita crear nuevas cosas sino innovar en lo que existe»

Emprendimientos Sociales le apuestan a la formalización para la sostenibilidad

Dialogamos con 5 emprendimientos sociales de la comunidad RECON con quienes debatimos y expusimos las formas y figuras jurídicas con las que avanzan en el proceso de formalización de sus modelos de negocio social. 

“Indudablemente los emprendimientos sociales tendrán que ser formales, salir al mercado y buscar con productos o servicios mayor rentabilidad. Entre más rentable sea, será más sostenible en el tiempo. Entre más rentabilidad, más impacto social se genera” reflexionó Juan Esteban Garzón, de Alimentos CASAI actualmente constituido como SAS.

Desde Putumayo, el Emprendimiento Social Sabias y Mágicas busca un modelo o figura jurídica que le permita continuar avanzando con su proyecto de activación económica para la equidad de género. “Sabias y Mágicas nace por las ganas de trabajar, por el desarrollo territorial y empoderamiento de la mujer rural e indígena. Queremos dar a conocer nuestro legado ancestral con productos elaborados 100% a mano. En Putumayo no tenemos políticas públicas claras para emprender. Queremos saber qué otras opciones hay aparte de ser fundación, SAS; otras alternativas que brinde oportunidad de crecer territorialmente» dijo Nancy Ponce

A continuación uno de los Emprendimientos Sociales legalmente constituido, con gran trayectoria y económicamente sostenible expuso su experiencia, y aprovechó la oportunidad para recomendar a sus pares, los innovadores sociales, llevar sus proyectos de impacto al siguiente nivel. “Arrancamos con un préstamo de $USD 30 e iniciamos proceso legal de formalización teniendo claro que teníamos una idea poderosa que podía trascender. Arrancamos siendo ONG sin ingresos, sin salarios. Hoy tenemos un modelo SAS y funcionamos de una manera diferente y sostenible. Es un modelo de negocio que desde una idea de impacto genera ingresos. Nosotros nos dimos cuenta que teníamos un producto que las empresas y otros públicos podían adquirir» dijo Camilo Herrera, de Un Litro de Luz. Actualmente este emprendimiento se expande en América Latina con su tecnología de bajo costo para proveer del servicio de energía a comunidades vulnerables.

A su turno, el ejemplo de Emprendimiento Social Kitsmile dio a conocer cómo su producto se convierte en una innovación social con impacto a una comunidad específica y capaz de generar ingresos para la sostenibilidad, «Kitsmile nace de una experiencia de vida. Esto nos llevó a analizar el mercado y nos dimos cuenta que los niños rurales no tenían garantía de acceder a procesos de rehabilitación física, por eso creamos y patentamos el kit de rehabilitación en casa. Creamos una fundación pero este modelo tenía falencias cohibiendo el crecimiento al limitar nuestra posibilidad de recibir inversión o licitar, y como sin crecimiento y sostenibilidad economica no hay impacto, creamos una SAS, para a través de las ventas financiar las acciones de impacto de la Fundación», dijo Leidy Cuestas, Emprendedora Bogotana que cuenta con patente de invención en salud, la colombiana más joven en adquirirla en este campo.

Complementó el panel Nevis Cadena del emprendimiento social Frutichar, quienes jurídicamente son SAS – BIC, sin embargo promueve un proceso de formalización desde otra figura que entienda necesidades de los emprendedores sociales en sus contextos territoriales.»Lo que queremos es que el Emprendimiento Social tenga su propia figura aparte de SAS, BIC, ESAL. Este es un punto importante de reflexión. Avances no es que no se quiera ser formal, sino que no existen las condiciones económicas y tributarias para hacerlo» puntualizó. 

Expectativas de la nueva Ley de Emprendimiento

Legisladores, hacedores de políticas públicas, expertos en el campo del impulso del Emprendimiento Social indicaron los pasos a seguir y cuales serían esos beneficios de la Ley de Emprendimiento donde el Emprendimiento Social se reconoce y se le da viabilidad jurídica para hacerlo más fuerte. 

«Importante destacar que sin Ley no hay opciones. Pero no se puede tener un concepto de Emprendimiento si no se conoce éste. Con la actual Ley de Emprendimiento, el Emprendimiento Social se va a beneficiar con bancarización, con reducción tributaria, con democratización de recursos» dijo Orlando Beltrán, Secretario General de Innpulsa

Desde Ruta N, centro de innovación y negocios de Medellín concuerdan con la postura del Gobierno y promueven el trabajo articulado para dar a conocer los beneficios que tendría la Ley para los Emprendimientos Sociales. “La mayoría de Emprendimientos deberían ser sociales entendiendo cada contexto territorial. Desde Ruta N trabajamos en conjunto con sector público, privado, academia y con el ciudadano como referente y benefactor; eso es lo que ha fortalecido el ecosistema en Medellín. La institucionalidad debe generar formación para dar a conocer los instrumentos que tiene el Gobierno local y nacional para generar oportunidades en los territorios, entendiendo las particularidades del Emprendimiento Social” dijo Paula Roldán, articuladora de Políticas Públicas en Ruta N.

Mauricio Toro, congresista del Partido Verde,  complementó sobre las políticas públicas financieras y de comunicación en pro de este modelo de negocio.»Importante cambiar mentalidad y cultura de los colombianos y cómo implementar desde la educación lo que significa emprender generando impacto social. Se deben impulsar más políticas públicas que den lineamientos para financiar el Emprendimiento Social».

 Y finalizó con la mirada de la academia y la investigación: “Desde las U debemos generar nuevas metodologías para el Emprendimiento Social promoviendo su campo de acción, tipo de impacto y la forma de generar valor. Conocemos desde la investigación que Emprendimientos Sociales acoplan elementos culturales para su formación» Margarita Martinez, líder de la incubadora de UR Emprende

¿Nuevas figuras jurídicas?

En el panel de discusión sobre los modelos sociedades comerciales y entidades sin ánimo de lucro se plantó una conversación entre los panelistas donde se concluyó que para avanzar en la sostenibilidad de los emprendimientos sociales, independiente de la figura jurídica usada, todos deben propender por la sostenibilidad y el triple impacto. 

«Sociedades con ánimo y sin ánimo de lucro, todas deberían ser sostenibles. En el último año se han aumentado las sociedades BIC, se están dando cuenta que hay que alinear sus intereses no solo a generar ganancias para sus socios, sino también buscar un impacto social y ambiental, ajustando su visión, su rentabilidad con las necesidades de la comunidad y territorio» informó el delegado para Asuntos Económicos de la Superintendencia de Sociedades, Santiago López.  

Para Adriana Suárez, de Mattercale Ventures, «Un emprendimiento social es un emprendimiento que resuelve un problema que tiene la mayoría de la población, y para eso no sólo existe una figura sin ánimo de lucro, puede ser una sociedad comercial como cualquier otra que permita escalamiento y financiación»

Desde la experiencia y visión de un mentor y asesor en inversiones de alto impacto, «hoy la sociedad comercial no se concibe sin la generación de impacto, sin generar sostenibilidad, que no genere ingresos y sea escalable. Es más entender, formarse y acercarse a las figuras jurídicas existentes para avanzar en la formalización del Emprendimiento Social», enfatizó Carlos Castaño.

Para finalizar, el director de Sistema B Colombia, Carlos Ramírez concretó: “Estamos viviendo un cambio de paradigma. El Estado y las ONG eran las que en tiempos pasados solucionaban problemas sociales y ambientales mientras los demás hacían plata. Ahora las sociedades comerciales se suman a estas causas. Importante es desmitificar la formalización y no tener miedo a ser empresa, una SAS, a tener ánimo de lucro»