You want to receive information and news about RECON, subscribe to our newsletter!

    detalle noticia

    Innovando con ideas y ‘Mentes Diferentes’

    6 abril, 2021 - Autor: Recon Colombia

    “Solos llegamos más rápido y juntos llegamos más lejos”, una frase que invita a reflexionar sobre la solidaridad, la colectividad, incluso, sobre la vida misma. Y es precisamente lo que buscamos con esta historia, dar un ejemplo de unión, compañerismo y superación de adversidades a través del emprendimiento social.

    “En la Cooperativa Mentes Diferentes Coopmente somos una asociación de jóvenes emprendedores con discapacidad intelectual y sus familias, que luchamos por disminuir la brecha de discapacidad-pobreza, promoviendo para nuestros asociados autonomía, responsabilidad y respeto, con el ánimo de fortalecer la calidad de vida desde la inclusión y el trabajo en equipo”.

    Según la OMS, más de 1.000 millones de personas en el mundo tienen algún tipo de discapacidad, es decir, aproximadamente el 15% del total de la población mundial. En Colombia, según el Censo Nacional de Población y Vivienda – 2018, el 7,2% de la población dijo presentar alguna dificultad funcional para realizar sus actividades diarias, lo que se traduce en más de tres millones de personas en esta situación en el país.

    Pensando en estas personas, con sueños, metas, necesidades y, sobre todo, con una manera diferente de lograr las cosas, nace en 2013 la Cooperativa Coopmente, uniendo motivaciones, estímulos, fuerzas, ganas y alternativas para que la discapacidad sea un valor y no obstáculo.

    “Desde la Cooperativa hemos logrado impactar 70 jóvenes con discapacidad intelectual y sus familias. Nuestras líneas de negocio colectivo les generan ingresos y parte de las utilidades son reinvertidas en la asociación, donde ellos mismos hacen parte, toman decisiones, lo que hace que la cooperativa se fortalezca, crezca y permita seguir generando impacto a esta población”, explica con entusiasmo Catalina Gutiérrez, gerente del Emprendimiento Social Coopmente.

    Son 35 jóvenes asociados mayores de 18 años, en plena etapa productiva de sus vidas, que emprenden, se forman y son protagonista de hacer realidad sus metas

    Y es que el difícil panorama de la generación de recursos económicos nos impacta a todos, más no por igual.  Uno de los temas que genera mayores dificultades para la población con alguna discapacidad es la inclusión laboral. De acuerdo con las estadísticas del DANE, tres de cada diez personas con discapacidad han recibido alguna vez un ingreso por su trabajo.

    Muchos de estos jóvenes, mayores de 18 años, en plena etapa productiva de sus vidas, han encontrado la forma de aprender, formarse, ser parte y dueños de sus propios negocios mientras crean una red solidaria de amigos con los que interactúan y crecen personal, social y económicamente.

    Para Lina María Rodríguez, una de las 24 mujeres dueñas y asociadas del emprendimiento social, “la cooperativa significa mucho porque es un lugar propio donde podemos ejercer nuestros derechos sin que nadie nos diga qué debemos hacer. Nuestra condición de discapacidad no es una barrera sino algo muy bonito, porque podemos dar ejemplo a la sociedad que la discapacidad no es una enfermedad que impide lograr lo que buscamos”.

    Un ‘parche’ unido por la generación de empleo

    Así como las semillas tienen sus frutos, los esfuerzos traen sus recompensas. Con arduo trabajo de los asociados, la Cooperativa Coopmente ha logrado generar dos líneas de trabajo colectivo para el beneficio de estos jóvenes.


    Su producto y línea de negocio insignia se conoce como “Frutos del Parche”. Con esfuerzo e innovación, este grupo de jóvenes con capacidades diferentes elaboran y comercializan un snack saludable a base de frutas deshidratadas, naturales y artesanales. Así, el mango, la pitaya, la manzana, el banano y la piña, por mencionar algunos, frutos de la naturaleza, se transforman con un poco creatividad, en los frutos que el ‘parche’ Coopmente ha sembrado para la generación de oportunidades.

    A nosotros nos gusta trabajar en equipo. Tenemos muy pocas oportunidades de hacerlo porque nos dicen que somos personas con discapacidad, que no podemos trabajar. Eso no es justo. Es hora de cambiar la mentalidad y por parte de nosotros demostrar que somos capaces, que podemos ser autónomos, que trabajamos, y que hacemos las cosas con amor”, explica Silvana, la ‘primera Youtuber con Síndrome de Down’, como se hace llamar.

    Así como Silvana, Lina, existen Ana, Pedro y Diego quienes han logrado formar parte activa de la economía, que en tiempos de pandemia, juntos necesitamos reactivas.

    Pero la mirada es mucho más integral. Este emprendimiento social tiene en cuenta la dificultad extra que significa ser mujer con discapacidad, factores que generan aumento de la brecha de desigualdad en términos de género y libertad económica.

    Aquí hay una triple discriminación: Mujeres, jóvenes, con discapacidad. Ellas siguen enfrentando desafíos en igualdad de acceso a la educación, atención sanitaria, trabajo decente, representación en decisiones políticas y económicas. Está demostrado que la cohesión de las mujeres con el cooperativismo es más igualitario, menos discriminatorio, ya ponemos la economía al servicio de la persona y no la persona al servicio de la economía. En ese marco de los valores cooperativos, de igualdad y equidad, se debe concebir a la persona desde la integralidad. Coopmente empoderada a nuestras mujeres en 3 aspectos: seguridad económica, orientación de la conducta emprendedora enfocada al beneficio colectivo y la contribución de estas jóvenes en sus familias con elementos intangibles como la felicidad, crecimiento de la autoestima, ser propietarios de sus proyectos, promoción de sus derechos, etc”, concluye la voz líder del grupo de jóvenes que día a día le enseñan la importancia de la diversidad.

    De esta manera, a través del emprendimiento social, se resignifica lo humano, solidario, económico y social para ofrecer esperanza a esta población que más allá de considerar especial o diferente, tiene oportunidades por descubrir y diversidad por ofrecer.