Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

FRUTICHAR, la historia de la siembra legal en El Charco, Nariño

29 agosto, 2019 - Autor: Recon Colombia

En Colombia, el narcotráfico ha sido uno de los principales problemas para el Desarrollo del país. En 2018, el Observatorio de drogas de Colombia registró cerca de 169.018 hectáreas de coca en todo el territorio nacional. Cientos de familias de comunidades vulnerables le apuestan al cultivo de ilícitos por ser esta su única alternativa de subsistencia. Muchas familias que antes vivían de cultivos como la Yuca, el Plátano, la Papachina, entre muchos otros que eran comercializados en Guapi – Cauca, Buenaventura, Valle del Cauca, etc. Sufrieron las limitaciones comerciales que se generaron por la inexistencia del Estado, además de los grupos al margen de la ley, los cuales inhibieron su comercio y estas familias se vieron obligadas a cambiar sus formas de producción.

Nevis Cadena, un emprendedor social de 27 años, natural de la vereda Isupí del río Tapaje, Municipio de El Charco, Nariño percibió esta problemática en su comunidad y creó FRUTICHAR BIC S.A.S una empresa que trabaja con 50 familias de El Charco, que anteriormente trabajaban con cultivos ilícitos, pero que hoy decidieron apostarle a la legalidad. Actualmente, siembran frutos exóticos como borojó, chontaduro, açaí entre otros y los convierten en pulpas de frutas. Esta empresa, fue creada en 2014 en el municipio de El Charco (Costa Pacífica de Colombia), con el fin de ofrecer oportunidades de trabajo digno, para los jóvenes víctimas del conflicto armado o en situación de riesgo y madres cabeza de familia, vinculando así a la población a través de la compra de fruta a un precio justo y en común acuerdo con los agricultores. A través de la producción, compra, transformación y comercialización de productos frutales busca la reactivación de los mercados locales de familias campesinas, afro e indígenas, en apoyo a la sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícitos y apoyar a la seguridad alimentaria local y nacional.

“No tengo vocación de héroe, solo tengo la mente llena de ideas y un corazón benévolo y sensible que me invitan a soñar y a creer que es posible”. Afirma Nevis.

FRUTICHAS BIC SAS está conformada por 15 jóvenes y madres cabeza de familia que buscan mejorar sus condiciones de vida a través de trabajos lícitos. Hoy FRUTICHAR cuenta con el respaldo de 150 familias afrocolombianas e indígenas (Eperara Siapidara) que están comprometidas en dedicar parte de sus vidas a la siembra y cosecha de cultivos frutales nativos. FRUTICHAR BIC SAS, es un emprendimiento sostenible y rentable. Podría implementarse en otras zonas del país y apoyaría la economía solidaria de las diferentes zonas, puesto que su modelo de negocio es sólido y abarca una gran cadena de producción con la cual generaría múltiples empleos.

Nevis, además de dedicar la mayor parte de su tiempo a FRUTICHAR también es consciente de la importancia de la tecnología y sus usos, así que aprendió a reparar computadoras, estudia actualmente una Licenciatura en Etnoeducación, y escribe poemas en sus tiempos libres.

“Desde niño he superado cada obstáculo y he librado muchas batallas para no dejarme absorber de lo que me arrebato a mis amigos de la infancia. Solo espero habitar en otros corazones”. Menciona Nevis.

Este emprendedor social, fue ganador de la Convocatoria RECON 2016 con su emprendimiento FRUTICHAR BIC SAS, y ha sido apoyado por RECON con capital semilla y jornadas de formación para el fortalecimiento de su modelo de negocio social. Esperamos que FRUTICHAR pueda extenderse por todo el país y así contribuir al desarrollo económico y agrario de las regiones.