Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

Fomentando la innovación por medio del chocolate

21 noviembre, 2018 - Autor: Recon Colombia

Pedro Meza lidera Chocolates Montes de María, un proyecto que busca despertar la creatividad y la reconciliación social en los habitantes de esta zona del país.

Soy un sanjacintero orgulloso de mis raíces, ingeniero químico de profesión, con maestría en ingeniería ambiental y actual estudiante de doctorado en agrociencias, consciente de la importancia de volver a su territorio para contribuir a su desarrollo.

¿De qué se trata Chocolates Montes de María?

Es una iniciativa de apropiación social del conocimiento en la que participan estudiantes de educación media, provenientes de distintos municipios de los Montes de María y vinculados con la Fundación Proexcelencia, los cuales contextualizan lo aprendido en el aula de clases a través de la aplicación práctica de las ciencias naturales y el razonamiento cuantitativo en la transformación del grano de cacao en chocolate, generando espacios de creatividad, participación comunitaria y convivencia pacífica. La producción del chocolate a partir del cacao, por parte de los estudiantes, se convierte en una forma de generar empatía con la ciencia, la tecnología y la innovación.

¿Cómo nació la necesidad de crear un proyecto como ese?

Surgió hace tres años ante la revisión por parte de un grupo de amigos de un estudio prospectivo realizado en los Montes de María, en el cual se plantea que en la región los índices de pobreza y de falta de empleo se incrementarán si no se mejora la calidad educativa y se buscan nuevas formas de enseñanza-aprendizaje, haciendo énfasis en el desarrollo de competencias de emprendimiento e innovación en los jóvenes.

¿Cuántas personas se han visto beneficiadas con el proyecto?

Por el proyecto han pasado más de cien estudiantes, tanto en el componente práctico como en el teórico.

¿Cómo funciona el proceso del chocolate? ¿Qué productos se utilizan y quién realiza el proceso?

Inicialmente el grano de cacao es adquirido a campesinos de la región, específicamente el cultivado en la serranía de San Jacinto, conocida como el cerro de Maco. Este cacao es sometido a un proceso de clasificación por tamaño para luego ser tostado. Una vez tostado, se descascarilla y se muele, para que el grano vaya liberando la manteca de cacao que contiene. A continuación viene la etapa de conchado, que es el corazón del proceso, en la cual el grano de cacao molido es mezclado con azúcar, leche en polvo u otros componentes de acuerdo con la receta que se esté elaborando. En esta etapa todos los componentes son mezclados de manera homogénea, ejerciendo presión sobre ellos con unos rodillos giratorios. Una vez la mezcla homogenizada alcanza un tamaño de partícula por debajo de veinte micras, se realiza el proceso de temperado para obtener el chocolate.

Actualmente, el producto que se obtiene es chocolate a distintas concentraciones de cacao, mezclado con diferentes productos agrícolas como panela, ñame, miel de abejas, banano, entre otros. Este producto es para autoconsumo de los estudiantes y de sus familias, contribuyendo de esta manera a la seguridad alimentaria de las mismas. Los estudiantes son los que están al frente del proceso, dando rienda suelta a su creatividad proponiendo y haciendo mezclas con diferentes productos agrícolas cultivados en la región.

Es aquí donde está la esencia del proyecto al permitir que el estudiante ponga a volar su imaginación y desarrolle mezclas nuevas, dado que algunas empresas colombianas productoras de chocolate artesanal han ganado premios internaciones gracias a los sabores obtenidos al agregar productos como guanábana, tamarindo y panela a sus chocolates.

¿Qué competencias se han desarrollado con este proceso?

Muchas. Entre ellas las relacionadas con razonamiento cuantitativo, debido que al formular las mezclas los estudiantes deben aplicar conceptos como porcentajes, proporciones, relaciones y conversión de unidades, entre otros. El desarrollo de estas competencias se ha evidenciado en los resultados obtenidos en las pruebas Saber 11 por parte de los estudiantes participantes del proyecto, así como su admisión a universidades públicas y privadas del país. De igual manera, se ha logrado desarrollar competencias ciudadanas relacionadas con el trabajo en equipo y la tolerancia, así como competencias de emprendimiento e innovación.

¿Tienen empresas aliadas que compren el producto resultante?

El producto resultante es consumido por los estudiantes y sus familias, debido a las cantidades que se obtienen. En este sentido, un aliado estratégico muy importante en el desarrollo, consolidación y mejoramiento del proyecto ha sido Recon, que, gracias a las capacitaciones brindadas y al capital semilla aportado, nos ha permitido visibilizarnos y darnos ese empuje tan necesario para pasar de un proyecto académico a un proyecto comercial y de emprendimiento. Actualmente, gracias al apoyo de la Fundación Proexcelencia, nos encontramos adquiriendo maquinaria a mayor escala, para aumentar la producción, y gestionando con Recon algunas alianzas comerciales. De esta manera podremos beneficiar a más estudiantes y generar empleo en la región.

¿Qué tan sostenible es el proyecto?

El proyecto es sostenible debido a que contamos con el apoyo de profesionales que han pasado por las aulas de capacitación de la Fundación Proexcelencia y son ellos quienes han aportado para la compra del cacao y la maquinaria. Una vez inicie la producción a mayor escala, el proyecto es autosostenible de acuerdo con el estudio financiero realizado, dado el margen de ganancia que se genera. Esto permitirá vincular a otros actores de la región, como agricultores, para la adquisición del grano de cacao a un precio justo, y artesanas tejedoras, quienes serán las encargadas de hacer el empaque de los chocolates.

¿Qué es lo más difícil de inspirar a otros?

Lo más difícil es ganarse su confianza, organizar a las personas, convencerlas de las bondades y del potencial de las ideas que uno les propone, sobre todo en esta región, que ha sido fuertemente golpeada por la violencia y donde muchas veces la desesperanza abunda. Gracias al proyecto hemos ido cambiando esa mentalidad, mostrando que se pueden lograr grandes cosas trabajando en equipo.

¿Qué ha sido lo más difícil del proyecto?

Perder el temor al fracaso. Muchas veces nos imaginamos cosas malas que al final no terminan sucediendo y en este aspecto Recon nos ha ayudado mucho.

¿Este proyecto es replicable en otras zonas del país?

Por supuesto, teniendo en cuenta que el cacao se cultiva en otras zonas del país como Santander, Sierra Nevada, Arauca y Tumaco, donde se han presentado fenómenos de violencia y existen personas pujantes con ganas de salir adelante. Además, iniciativas como Cacao para la Paz y la Gran Alianza para el Cacao y el Chocolate vienen fomentando el aumento de las áreas cultivables en el país y el mejoramiento de la calidad del grano. A su vez, la Misión para la Transformación del Campo Colombiano, conocida como Misión Rural, propone la realización de proyectos pilotos innovadores para analizar resultados, retos y su escalabilidad, mostrando el proyecto Chocolate Montes de María con muy buenos resultados que se pueden replicar. Por otro lado, Colciencias por medio del programa Ondas busca acercar a los jóvenes a la ciencia, la tecnología y la innovación, y es precisamente eso lo que estamos haciendo. Todo lo anterior muestra cómo el proyecto se encuentra alineado con las políticas públicas.

El proyecto Chocolate Montes de María está haciendo el montaje de una planta de producción a pequeña escala para la obtención de chocolate artesanal, en el municipio de San Jacinto. El sitio de producción permitirá que los turistas puedan visitarlo, conocer el proceso y vivir la experiencia de producir su propio chocolate. Además se están organizando tours para visitar las fincas productoras de cacao.

Vía: El Espectador

Por: Ingrith Gómez

Ver nota AQUÍ