Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

¿Es posible conseguir agua potable con la niebla?

7 noviembre, 2018 - Autor: Recon Colombia

Jonny Umaña tiene 22 años y desarrolló un sistema con una malla, tres postes y tres canales para obtener el líquido. El objetivo es masificarlo y llevarlo a zonas apartadas de La Guajira y Chocó.

¿Quién es Jonny Umaña?

Un joven de 22 años, emprendedor social, estudiante de ingeniería civil y apasionado por el emprendimiento.

¿Qué es Nebulón?

Es una organización que busca mejorar la calidad de vida de las personas que no cuentan con acceso al agua potable. Lo hacemos mediante la instalación y el mantenimiento de sistemas captadores de niebla en lugares óptimos, para beneficiar a la población vulnerable.

¿En qué lugares lo han hecho y han probado que es exitoso?

Nebulón empezó con una investigación académica y luego se hicieron instalaciones en Chipaque (Cundinamarca) y en La Belleza (Santander). Allá hacemos experimentación. Lo que encontramos es que de un Nebulón se logran obtener aproximadamente 28 litros de agua en cada madrugada.

¿Qué es un Nebulón?

Un Nebulón es una estructura que se compone de tres postes, una malla, tres canales y una caneca. La niebla pasa por la malla y se da un proceso de condensación, entonces gota a gota baja por la malla que cae hasta la canal y se dirige hacia el tanque de almacenamiento. Se puede entender como un sistema que capta la niebla de la atmósfera y la convierte en agua potable.

¿Cuál es la mayor cantidad de agua que se puede captar en una noche o madrugada?

Depende de muchos factores, como la humedad y la temperatura… Por ejemplo, en Chipaque, que es una zona muy alta y con mucho frío, se pueden llegar a captar 28 litros de agua entre la noche y la madrugada, mientras que en Santander se captan 26 litros, pero nuestro gran reto es llegar a zonas marginadas, como el Chocó, y con un proceso más investigativo ir a La Guajira, porque es una zona muy baja, entonces debemos captar a partir del aire.

¿Cómo planean hacerlo en La Guajira?

Tenemos en cuenta los estudios y antecedentes. Por ejemplo, el desierto de Atacama, que es el más árido del mundo. En la noche baja tanto su temperatura que se puede obtener la humedad del aire. Sabemos que La Guajira es una zona complicada, pero ya estamos adelantando la investigación académica. Para obtener agua allí debemos llegar a un punto de rocío. Se puede hacer, pero debemos trabajar más en la malla, y ese es el proceso que estamos adelantando con la Universidad Autónoma de Occidente.

¿Qué tan costoso es todo este proyecto, para entender qué tan masivo puede ser?

Hace poco salimos de la parte experimental y empezamos a crear prototipos. El 21 de agosto sacamos el primer prototipo en el foro de emprendimiento social hecho por Recon, en Cali. Aún no tenemos el precio final, buscamos que el costo sea bajo para que las personas de bajos recursos puedan acceder a él. Buscamos que eso se dé a través de relaciones gubernamentales o agentes externos.

¿Qué hace que esa agua sea potable? ¿Cómo la tratan en la caneca?

Sí es potable. Conocemos muchas fuentes, como los ríos o los páramos, pero aquí lo que sucede es que la humedad y el rocío son fuentes de agua, lo que pasa es que no hemos tenido la convicción de extraer esa agua y es lo que está haciendo Nebulón en este momento con el proyecto.

¿Cuántas personas están detrás de Nebulón?

Hay personas de la Universidad Autónoma de Occidente y está el equipo de Recon, pero comencé solo, desde una investigación de la universidad. Ahora con todos estos socios, hay cuatro ingenieros trabajando en temas de diseño.

¿Es posible escalar este modelo? ¿Volverlo masivo? ¿Exportarlo?

Esa es la idea: salir de la investigación y generar soluciones factibles, que sean masivas, que podamos darle agua potable a toda Colombia. Nebulón busca generar un sistema que sea factible, flexible, de fácil armado, de fácil transporte, que pase en Colombia, pero también el resto de Latinoamérica y el mundo. Por eso estamos trabajando y esa es la expectativa que tenemos.

Hoy hacen parte de la red Recon. ¿De qué les ha servido?

Uf, de mucho. Ha sido la oportunidad para generar el prototipo que antes no pudimos hacer por falta de recursos económicos, la alianza con la universidad y la manera como nos han ayudado a estructurar todo, porque estamos buscando una solución entre todos, porque todos necesitamos agua potable.

Vía: El Espectador

Por: Edwin Bohórquez

Ver nota Aquí