Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

“En Corinto hay que enseñar que el cannabis no es solo para cosas ilegales”, INCOLCA

23 julio, 2020 - Autor: Recon Colombia

El emprendimiento social INCOLCA, habla de la transformación de una comunidad que por años ha sido afectada por la violencia y la guerra, y que, a través del cultivo de cannabis, ha encontrado nuevas herramientas para encontrar nuevos caminos de emprendimiento y desarrollo sostenible en la región.

Sin duda alguna, Corinto, en el Cauca, se ha convertido en una de la regiones con mayores índices de violencia por conflicto armado en las últimas décadas en el país. Jóvenes y adultos, se han visto envueltos en diferentes historias que dan cuenta de la profunda inequidad social en la que se encuentra el país.

Sin embargo, los emprendimientos sociales siguen siendo faro para la solución de problemáticas sociales en el país. Este es el caso de la Industria Colombiana de Cáñamo, Incolca, quiénes buscan modelar una nueva historia para Corinto y el departamento del Cauca. Luz Faice Chamizo, oriunda del municipio, lidera y se hace responsable de mostrar una nueva cara de una región, golpeada por el tráfico de drogas y la derivación de sus diferentes tipos de violencias.

”En esta parte norte del departamento por años ha sido habitual la siembra del cannabis como sustento de muchas familias, algunas aplicadas de manera positiva, pero la inmensa mayoría, con una historia negativa para el país. En Corinto hay que enseñarle que el cannabis no es solo para cosas ilegales”, indicó Chamizo.

Es por esto que desde hace más de año y medio, con la ayuda de varios habitantes del casco urbano y tras finalizar estudios técnicos en manejo ambiental, junto a varios jóvenes encontraron una alternativa de emprendimiento con impacto social a base de los desechos de esta plantación.

«En Corinto hay que enseñarle
que el cannabis no es solo para
cosas ilegales«

“Nos dimos cuenta que en la parte alta de la zona rural del municipio, los productores incineraban los tallos del cannabis porque no le podían sacar provecho a eso y lo veían como inutilizable. Empezamos a construir redes que nos permitieran acceder a esos tallos y nos dimos cuenta que podíamos transformar esa materia orgánica en papel, vasos, platos, lámparas y demás productos biodegradables”, contó la líder de la organización.

Platos, bolsas y papel elaborados de cañamo, este es el resultado final tras un proceso de transformación.

Todo no ha sido fácil. Al proceso de remodelación de la materia orgánica hubo que anexar la remodelación psicológica de sus habitantes, con el fin de permitir el acceso a las diferentes veredas de la región, para la recuperación de los desechos, sin tener mayores inconvenientes de convivencia.

“Hemos intentado motivar a las personas para que con el emprendimiento se puedan encontrar otras salidas. Nosotros aprovechamos los beneficios que nos da esta planta para mejorar económica y socialmente a los habitantes de nuestro municipio”.

Lámpara elaborada de cañamo

Visibilización del emprendimiento social como fuente de ingresos y aporte a la comunidad

Apoyos de organizaciones como RECON, terminan siendo estratégicos para la divulgación de los procesos que realizan este tipo de emprendimientos sociales en los territorios y sus comunidades, evitando la caída de muchos jóvenes en grupos armados y criminales al margen de la ley.

“Nosotros estamos muy contentos con las oportunidades que se nos han brindado en RECON. Fue una emoción muy grande ver el nombre de la organización en el foro, con personas tan reconocidas ahí presentes. Es un orgullo saber que tanto esfuerzo y trabajo nos permita ayudar a más habitantes de Corinto”, finalizó Chamizo

Consolidación de otro emprendimiento social

La miel cannábica es el otro proyecto que viene adelantando Luz Faice, con el trabajo asociado de otros jóvenes líderes que aportan a la consolidación y desestigmatización de su región. Con este producto podrán entregar, en una sola presentación, más propiedades naturales para atacar enfermedades básicas del ser humano.

“Estamos en el momento de cambiar el pensamiento de las personas sobre el uso del cannabis. Son muchos los años en que esta planta se está utilizando para cosas diferentes a la producción de alucinógenos. Hoy, tenemos que encontrar la forma de cambiar la percepción a las personas y que encuentren emprendimientos que los ayuden a salir adelante”.