You want to receive information and news about RECON, subscribe to our newsletter!

    detalle noticia

    Emprendimiento Social en Colombia, en movimiento y en crecimiento

    30 abril, 2021 - Autor: Recon Colombia

    ¿Cuáles son las razones que inspiran a RECON a impulsar y visibilizar la necesidad de una propuesta legislativa para impulsar el ecosistema del emprendimiento social en el país? ¿Por qué decimos que el Emprendimiento Social es un movimiento que va en crecimiento?

    Las razones son muchas, empezando por el análisis que desde la organización hemos realizado de los emprendimientos sociales y del ecosistema que desde los diferentes territorios del país conectan y erigen a Colombia hacia la transformación y construcción de un mundo distinto.

    Pero ¿cómo lograr que las condiciones del ecosistema sean adecuadas, dignas, diferenciales, propositivas para que aquellos que contribuyen a diario con el impacto positivo del país?

    “Ser emprendedor social no significa que se debe renunciar a ganar utilidades, eso es algo que desde RECON hemos entendido y se promueve dentro del proceso de visibilización, impulso, conexión y fortalecimiento a los Emprendedores Sociales. En Colombia el panorama no es el mejor, y por ellos trabajamos, para que el Emprendimiento Social sea reconocido como modelo de negocio social, que aporta al desarrollo económico y social sostenible” sintetiza Andrés Santamaría Garrido, director de RECON

    El siguiente documento “Emprendimiento Social en Colombia: Modelo de negocio en Crecimiento” es un compilado de motivaciones, expresiones de respaldo, argumentos, extrapolación de experiencias y oportunidades que están servidas, que en conjunto con trabajo coordinado y estratégico podremos sacar adelante, para fortalecer un modelo de negocio que más allá de las promesas, muestra resultados, transformación, cambio y nuevas realidades.

    Panorama en Colombia

    Según datos del informe sobre «El Estado del Emprendimientos Social en Colombia» realizado por RECON, se han identificaron más de 3.000 emprendimientos sociales, de los cuales se encuestaron 527, arrojando resultados que aclaran el panorama:

    • 83,3% de los emprendedores sociales buscan generar principalmente impacto social positivo, 31,1% impacto ambiental positivo y 19,3% desarrollo económico.
    • 22,5% fueron motivados por el contexto de conflicto armado. 96,2% se consideran agentes de cambio para la construcción de paz en su territorio y el 95% consideran que contribuyen a la construcción de paz y al posconflicto a través de sus emprendimientos. 62,7% benefician a algún grupo poblacional del conflicto armado.
    • 45,3% son mujeres y 54,8% son hombres. Esto equivale casi a una relación 1:1, a diferencia de la relación 2:1 en el emprendimiento convencional. Se evidencia que el Emprendimiento Social reduce brechas de desigualdad de género.
    • 45,5% de los emprendedores sociales tienen entre 18 y 35 años, lo que señala el gran interés de los jóvenes por generar cambios sociales y, al mismo tiempo, desarrollo social y económico.

    Un movimiento que avanza por más del 90% del país dejando triple impacto en diferentes problemáticas que afectan a las poblaciones más desfavorecidas. De los emprendimientos sociales identificados en 28 de los 32 departamentos, trabajan en temas de educación (24,4%), medio ambiente (21,1%), paz y derechos humanos (15,4%), economía naranja (11,7%), salud y bienestar (8,7%), desarrollo agrario (6,4%) y equidad de género (3,2%).

    Cabe resaltar que el 100% de los emprendedores sociales están impactando positivamente en comunidades vulnerables: 57,7% a niños, niñas y adolescentes, 45,2% a mujeres, 34,2% a población rural, 27,9% a adultos mayores, 23,1% a víctimas del conflicto armado, 16,7% a población en condición de discapacidad, 16,1% a comunidades indígenas, 15,4% a población LGBTI, 15% a afrodescendientes, raizales o palenqueros, 10,4% a excombatientes, y 4,3% a refugiados o inmigrantes.

    ¿Qué otras particularidades nos hacen pensar que el modelo de negocio social es una salida sostenible, viable, alternativa, a decenas de problemáticas que existen en el país?

    La capacidad técnica que tienen quienes lideran los emprendimientos sociales. El nivel académico de los emprendedores sociales es 51,7% son profesionales, y 17,2% tienen posgrado. Sin embargo, 59,7% no gana ningún ingreso por el emprendimiento social, situación que nos lleva a buscar alianzas e incidir públicamente para impulsar por medio de políticas públicas las condiciones para que los emprendimientos sociales sean esa alternativa que impacte positivamente todos quienes participen de él.

    Es de resaltar que los emprendimientos sociales generan en promedio 7 empleos cada uno. Actualmente, los emprendimientos sociales -los mapeados en la muestra- generan 1.630 empleos directos en Colombia, con un ingrediente adicional:  66% de sus empleados son jóvenes entre los 18-35 años. El 7% son mayores de 56 años.

    Adicionalmente, los emprendimientos sociales impactan en promedio a 507 personas cada uno. Los encuestados impactan, entre todos, a 270.365 personas a través de sus emprendimientos sociales, aportando al cumplimiento de uno o más objetivos de desarrollo sostenible.

    Colombia ocupa el noveno lugar en América Latina y el Caribe en el ranking de cumplimiento de la Agenda 2030 de los ODS. Sin embargo, hay retrocesos preocupantes en reducción de las desigualdades, protección de la vida de ecosistemas terrestres, y vida submarina. Lo que buscamos resaltar es que los emprendimientos sociales se convierten en aliados estratégicos del Estado colombiano para avanzar en la agenda 2030, dado que el 100% de ellos están trabajando por el cumplimiento de los ODS.

    Suman impacto, suman dificultades

    Sin embargo, varias son las dificultades que, en conjunto, emprendimientos sociales y quienes trabajamos por el ecosistema, hemos debido empezar a visibilizar con el ánimo de fortalecer la estructura y panorama de los modelos de negocio social de Colombia, para que éstos ayuden a brindar soluciones alternativas a problemáticas que debería resolver el Estado.

    Según el documento de RECON, los emprendedores sociales iniciaron sus proyectos con 81% de recursos propios, y menos del 10% con apalancamiento financiero o recursos de cooperación internacional o programas gubernamentales – 3% de crédito bancario, 2% de recursos de cooperación internacional, 3% de recursos de programas estatales, 2% de capital semilla-

    El mismo documento da cuenta sobre el llamado a las entidades estatales a reconocer este modelo de negocio y ser aliados en este proyecto colectivo que es Colombia: 60,4% de los emprendimientos sociales consideran que el Estado no los apoya y 81,1% dicen que el Estado, desde sus distintas entidades, deberían expedir e implementar políticas públicas para apoyarlos.

    Y aquí, como gestores y armonizadores del ecosistema estamos haciendo el llamado, visibilizando los pro, trabajando por el fortalecimiento de los aspectos a mejorar e incidiendo para generar condiciones que permitan seguir avanzando en este movimiento que según las cifras de impacto, viene transformando comunidades y territorios vulnerables del país.

    Contexto y cifras de crecimiento a nivel mundial del emprendimiento social

    Un gran espaldarazo recibe el emprendimiento social en Colombia analizando el contexto mundial de este modelo de negocio con triple impacto. ¿Qué experiencias encontramos para extrapolar y que nos permitan soñar con que el reconocimiento y generar condiciones desde las políticas públicas son el camino para recorrer?

    • En Manitoba (Canadá) el sector de empresas sociales contribuía, para 2012, a más de 200 millones de dólares anuales en costos ahorrados asociados al desempleo.
    • En Medio Oriente, para 2009, 75% de las universidades estaban enseñando Emprendimiento Social.
    • En la Unión Europea, las empresas sociales representaban para 2015 el 10% de la economía europea (PIB) y empleaban a más de 11 millones de personas (4,5% de la población activa). Una de cada cuatro nuevas empresas que se crean cada año en la UE es social.
    • Para 2012 en Reino Unido, 2 millones de personas eran empleadas por empresas sociales. Para 2011, 4.2% de su población activa estaba involucrada en el emprendimiento social. Estos emprendimientos tienden más que los tradicionales a ser liderados por mujeres o por personas de minorías étnicas.
    • En Japón, se pasó de 1.176 emprendimientos sociales en 1999 a 30.000 en 2008, contribuyendo al 1.5% del PIB del país.
    • En Italia, en 2017, se estimó que había 102.000 empresas sociales que empleaban a 900.000 personas y movían 42,700 millones de euros anuales.
    •  En India, para 2016 se habían identificado 2 millones de empresas sociales, que empleaban en promedio 19 personas cada una.
    • En Australia, para 2016 se estimó que había 20.000 empresas sociales, que emplean a más de 300.000 personas. Se estimó que constituían el 2-3% del PIB. Se espera que en la próxima década aumente hasta el 4% del PIB y que emplee a 500.000 australianos.
    • Las empresas sociales para el 2015 aportaban más del 5% del PIB en países como Canadá, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos; el 10% del PIB de Francia, y el 15% del PIB de Italia. En países como España, Bélgica y Países Bajos están generando de 13% al 20% de los empleos. Según estimaciones del Parlamento Europeo y el Global Entrepreneurship Monitor, en la última década, las empresas con propósito han aumentado considerablemente en visibilidad y volumen en todo el mundo, hasta el punto de representar el 8% del PIB de la Unión Europea y emplear al 7% de su población activa.
    • México y Chile son los ejemplos latinoamericanos de ecosistemas fuertes para el impulso del emprendimiento social, modelos deseables y alternativas replicables para nuestro país.

    Ejemplos, cifras, contextos, son variados, sin embargo, el común denominador es una institucionalidad que reconoce, respalda, genera las condiciones legales y jurídicas, se acopla con el ecosistema del emprendimiento social y tienen personas dispuesta a trabajar con un propósito más allá de generar recursos económicos

    Si el emprendimiento social fuera reconocido formalmente en la economía, podría aumentar el PIB con un desarrollo sostenible en Colombia como lo hace en otras partes del mundo, donde las empresas sociales están dando beneficios en todo el mundo.

    Modelo de negocio en crecimiento y con necesidades políticas

    Los emprendedores sociales y los expertos nacionales e internacionales consultados han recomienda la generación de un ecosistema institucional y normativo adecuado, para promover el desarrollo de este enfoque, planteando la formulación de políticas públicas que permitan reconocerlo, fortalecerlo y facilitar su creación. En el texto propuesto por RECON entendemos que no existen aun plenas condiciones legales y jurídicas que definan qué se entiende por Emprendimiento Social, creando un vacío que ha sido un obstáculo para posicionar este modelo de negocio emergente como herramienta clave para el desarrollo equitativo y sostenible en las comunidades más vulnerables.

    Aquí los 5 aspectos claves:

    • Reconocimiento legal
    • Naturaleza jurídica
    • Promoción
    • Financiación
    • Fortalecimiento del ecosistema

    Avance institucional

    La Ley de Emprendimiento, sancionada por el Presidente de la República el pasado 31 de dic del 2020, en sus artículos 12 y 54 incluye el Emprendimiento Social, lo que consideramos  un primer paso que  favorece al Emprendimiento Social y abre el camino para su reconocimiento, formalización como modelo de negocio para generar escenarios de apoyo y fortalecimiento para garantizar las condiciones organizacionales, para que innovar socialmente sea una labor con respaldo jurídico que permita seguir construyendo un futuro distinto para el país.

    Lograr la inclusión del Emprendimiento Social en esta Ley fue un esfuerzo conjunto en el que avanzamos desde la institucionalidad, la academia, el sector privado, la cooperación internacional, la sociedad civil, las organizaciones sin ánimo de lucro y los mismos congresistas, con el ánimo de garantizar que el impacto social, económico y ambiental que brindan los Emprendimientos Sociales en las comunidades y los territorios cuente con un ecosistema robusto con facilidades e incentivos para quienes hacen de su proyecto una forma de apalancar la sostenibilidad, construcción de paz y transformación de nuestro país.

    Conoce el documento y danos a conocer tus opiniones sobre los detalles que proponemos en este espacio de reflexión sobre el emprendimiento social de Colombia

    Descarga el documento: https://bit.ly/3gZsmK2