Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

El pretexto perfecto para acercar los niños a la lectura

22 abril, 2019 - Autor: Recon Colombia

Desde una región montañosa y cafetera llega un emprendimiento social que ha transformado la vida de cientos de niños a través de un bus que lleva una biblioteca, y talento humano compuesto por profesionales en diversas áreas de artes. En Pereira, una ciudad con una población urbana de 403 787 habitantes aproximadamente, según censo del DANE en 2018, nació un sueño que se convirtió en realidad y hoy beneficia a más de 1000 niños y niñas de Pereira y zonas aledañas.

Esta es la historia del Fantástico BiblioBus Trazasueños y su fundador: Carlos Vicente Sánchez Hernández, un soñador de 45 años que se convirtió en emprendedor social, barba roja como el pirata otomano, carisma y don para las artes. Entre sus libros favoritos están: El nombre de la rosa, Crónicas marcianas, La Insoportable levedad del ser, Fahrenheit 451, Una Canción de Navidad.

Carlos, realizó un Magíster en Gestión Cultural, es escritor y cuentero. Su emprendimiento social el fantástico bibliobús Trazasueños, comenzó siendo un bibliobús
de las memorias. Iniciaron con una moto con alas en el 2005, la cual servía para llegar a los barrios y promover la lectura y los cuentos. Luego tuvieron un campero al que se le podía poner una carpa encima y con el cual iban a las zonas rurales, el campero se adecuaba como teatrino, posteriormente se inventaron las cápsulas del tiempo como dispositivo cultural, con ese artefacto se reunían los fundadores de los barrios y ellos les contaban historias a los niños y niñas, como si fueran bibliotecas vivas, las historias fundacionales de sus comunidades, luego hacían museos de los recuerdos en los que usaban las casetas comunales para realizar exposiciones de fotografía y objetos que daban cuenta de su historia. Si bien, las cápsulas de memoria fueron un gran invento, Carlos y su equipo del bibliobus se dieron cuenta de lo importante que era generar pensamientos prospectivos para que esos niños, niñas, jóvenes, nuevos vecinos cuidaran, amaran y sintieran pertenencia por su barrio. Por eso decidieron hacer uso de las cápsulas del tiempo. Durante el Sesquicentenario de Pereira fueron elegidos como uno de los proyectos bandera a realizar para celebrar los 150 años de la ciudad. Así que recuperaron la historia de seis importantes comunidades y sembraron una cápsula del tiempo en la Plaza de Bolívar. En las cápsulas del tiempo no se guardaban objetos sino los sueños de la ciudad. ¿Cómo se imaginaban a Pereira y a su barrio en 50 años? ¿Cómo se fundaron los barrios? Pero luego de este proyecto surgió una duda. ¿Qué hacer para que otros barrios participaran, conocieran las historias recogidas y contaran las suyas pro mediadores culturales, que hacemos uso de dispositivos en los barrios no solo para recuperar la memoria de las comunidades, sino para hacer que la gente participe activamente y adquiera sentido de pertenencia por su entorno a través de lo que más nos gusta: los cuentos”. Afirma Carlos. A pesar de que contaron con apoyo, tuvieron miles de dificultades en el proceso. Emprender es el motor de arranque, en términos mecánicos. “La gente no confía en un soñador, este debe mostrar primero algo materializado de ese sueño y ese es su capital semilla para buscar apoyo. No siempre se cuenta con un estado de ánimo jubiloso y fuerte como se ve en las propagandas, no siempre uno tiene esa sonrisa maniática de los exitosos de la tele o de las fotos, lo más seguro que uno tiene son las frustraciones y lágrimas que solemos esconder cuando las cosas no marchan bien, alguna vez leí que a nadie le gusta que le cuenten los dolores del parto, todos quieren ver el bebé y nada más”. Menciona Carlos, quien además afirma que
lo más difícil es superar esas adversidades con resistencia, puesto que siempre existe una posibilidad de fracasar y no intentarlo de nuevo.

Colombia, es un país que no facilita el surgimiento de empresas, entonces se debe ser muy creativo para iniciar un emprendimiento que cuente con un modelo de negocio sólido para que la empresa no fallezca en su primer año de vida como lo muestran las estadísticas. Según Confecámaras, la tasa de supervivencia de nuevos emprendimientos es de 29,7%. “Siete de cada diez nuevas empresas, fracasan en sus primeros cinco años de vida”.

Carlos, a pesar de las adversidades logró sacar su proyecto adelante, impuso un modelo de negocio en el cual vende su portafolio de servicios a colegios y entidades privadas. Este portafolio, ofrece presentaciones de teatro, música, tardes de cuentería, lectura entre otros. Además de una caja de herramientas pedagógicas la cual vende a través de talleres de formación a docentes, bibliotecas y promotores de lectura. Por fortuna, sus patrocinadores apoyan su trabajo y el funcionamiento del Bibliobús a través de sus diversos programas de responsabilidad social.

En diez años, Carlos se imagina con una flota de buses trazasueños circulando y llevando historias a las zonas más apartadas del eje cafetero. Le gustaría ver a Leo (su primer bus) rodando por ferias y festivales de todo el país, “Quiero ver mi colectivo con su obra y facturando por entretener a turistas y comunidad con sus muchas maneras de contar las historias del eje cafetero”. Carlos, sueña además con ver su bibliobus convertido en una casa editorial rodante.

Le preguntamos a Carlos, en qué radicaba la importancia de desarrollar un emprendimiento social que tuviese como base los libros, esto fue lo que nos respondió:
“Los libros son un mecanismo para acercarse al mundo, una forma de comprender al otro y de identificarse con la vida, pero también la oralidad que subyace en la voz de los ancianos ayuda a la escucha activa, o la capacidad expresiva que subsiste en la pintura ayuda a afinar el ojo, la música, las danzas el teatro nos permite abrir posibilidades corporales magníficas, el diseño, todo eso virtual son nuevas formas de lectura”.

La importancia de la literatura radica en que logra crear relaciones magníficas entre los imaginarios colectivos e individuales de los autores. Los libros trascienden fronteras y llevan la imaginación a otro plano. Para finalizar le pedimos a Carlos que nos contará una historia relacionada con algún libro que tuviera un significado para el.

Una Canción de Navidad de Charles Dickens, era de dibujos y lo leía cada navidad bajo las luces de colores, era como un ritual que repetí hasta tener unos 16 años, cuando a mi hermana le dio por regalarlo y lo perdí. Odie a mi hermana por eso. No volví a ver el libro. Cuando inauguramos el Bibliobús, un señor me llamó para decirme que me tenía una caja de libros para donarla al Bibliobús, lo invité a la casa para que conociera a LEO y al abrir la caja se me vinieron la lágrimas de felicidad, apareció el libro, Una Canción de Navidad, el libro que había perdido, volvió a mis manos y ese diciembre lo leí a mis hijos con una dicha incomparable. Ese fue el regalo de navidad que me dio LEO. Ese es mi libro favorito.

Fuente:
https://www.portafolio.co/negocios/el-numero-de-empresas-que-fracasan-encolombia-500176