Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

Colombia necesita una política pública para el emprendimiento social

29 noviembre, 2019 - Autor: Recon Colombia

Existen alrededor de 3.000 emprendimientos en todos los departamentos del país.

El tema del emprendimiento social está en auge en Colombia y tiene una importante particularidad: surge desde las comunidades para dar solución a diferentes problemáticas medioambientales y económicas de una manera original, teniendo en cuenta el contexto de las regiones. Colombia necesita una política pública para el emprendimiento social.

Aunque han habido avances para apoyar a este tipo de emprendedores, que podrían ser grandes aliados para impulsar el cambio social y el desarrollo que requiere el país, no se puede dar un impulso real hasta que no haya políticas publicas que permitan el crecimiento de estas iniciativas.

PUBLIMETRO habló con Andrés Santamaría, director de RECON, organización sin ánimo de lucro que fortalece iniciativas de emprendimiento e innovación social, para ver el panorama sobre el tema.

Actualmente esta organización prepara una petición formal para entregarle al Gobierno, teniendo en cuenta el debate de la reforma tributaria, para que haya un cambio legislativo en la forma de concebir el emprendimiento social.

COLOMBIA NECESITA UNA POLÍTICA PÚBLICA PARA EL EMPRENDIMIENTO SOCIAL

¿Cómo se diferencia a un emprendedor social?

Los emprendimientos sociales son aquellos que generan  un proceso de cambio frente a una probemática estructural en entornos locales, en temas de medio ambiente, de derechos humanos y agricultura. (…) Hay una gran tendencia de jóvenes entre 17 y 37 años que quieren transformar y generar cambios positivos. La mayoría de ellos son profesionales. Es evidente un aire desde los territorios de jóvenes que quieren buscar cómo resolver problemas.

¿El tema del emprendimeinto social está en auge o es hasta ahora que se hace visible?

Ha evolucionado la forma de abordar los problemas en el país. Veo a un joven colombiano que quiere emprender pero impactando socialmente, que quiere convertir esto en un modelo de emprendiemiento de negocio. Se está haciendo con más intensidad. Antes había capacidad de activismo y liderazgo en los territorios, pero no había un proceso tan evolucionado de construcción de ideas para buscar soluciones innovando y aplicando tecnología. Y ha evolucionado por los emprendedores no por auspicio del Esatdo. Es la dinámica de una generación y un sector que se está consolidando.

¿Cuáles son las principales dificultades que tienen los emprendedores sociales en Colombia?

Nosotros hemos pensado en el país que todo lo social es asistencialismo y que no puede haber un modelo técnico de sostenibilidad y que no puede ser un tipo de modelo empresarial de solución a problemas y al mismo tiempo de generación de ingresos y desarrollo de la enconomía. La forma en que crecimos por el conflicto armado hace que muchos agentes del Estado vean el emprendiemiento social como una tendencia de izquierda y eso es un error garrafal. Quienes trabajan en ello tienen un modelo técnico de impactar el país, entonces lo primero es derribar esa apreciación cultural.

Lo segundo es que evidentemente no hay una normativa ni políticas públicas locales que permitan el crecimiento del emprendedor. La mayoría de los emprendedores sociales son informales, pero el Gobierno no se ha dado cuenta de la capacidad de innovación para solucionar problemas, y que ellos pueden convertirse en aliados.

¿Qué hace falta para promover y fortalecer el emprendimiento social en el país?

Si tu estás impactando socialmente el Estado debería permitirte crear una empresa de naturaleza jurídica como S.A.S pero sin tener un grado de obligatoriedad de impuestos tan alta como tiene un emprendimiento tradicional, que entre otras, también les queda difícil.

Colombia todavía cree que la medición es por número de puestos de trabajo y estas empresas que están creando impacto apenas tienen entre uno y cinco empleados. Sin embargo, aunque el crecimiento de los emprendedores ha sido rápido, es de resaltar que el sector privado ha entendido la dinámica, el Estado todavía no, y esa discución no se ha dado. El Estado hoy apoya al emprendedor convencional, que es importante, pero tampoco generan mucho empleo y no genera impacto social.

Si se tiene una generación con ganas de generar cambios, pese a las condiciones de un Estado ineficiente con sistemas de modelos de educación débiles, es hora de apoyarlos. Hay que mirar el emprendimiento de abajo hacia arriba y dejar de pensar en un emprendimiento tradicional tan elitisado.

¿Qué se necesita para crear una política pública?

Es necesesario el debate público y que el tema esté dentro de la agenda nacional. Pero tiene que haber cosas concretas como una ley. Mientras no haya una ley con una norma jurídica en la que diga que los emprendedores sociales existen, y que para que crezcan se necesita dar un periodo de gracia a obligaciones tributarias  y comerciales, no se logra nada. Creo que la coyuntura actual permite debatir eso y aprovechar la necesidad de promover el empleo juvenil.

Frase: «Colombia enfrenta uno de los retos más importantes que es el empleo juvenil, y el Estado tiene que habilitar condiciones para que los jóvenes puedan emprender socialmente».

Versión impresa:

Vía: Publimetro
Por: María Paula Suárez
Ver nota AQUÍ