Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

Amazónica de Colombia, un emprendimiento social que le apuesta a la Bioeconomía

25 noviembre, 2019 - Autor: Recon Colombia
Ganadores Convocatoria RECON 2019 - Categoría Desarrollo Agrario

Amazónica de Colombia, fue el emprendimiento social ganador de la Convocatoria RECON 2019 en la categoría de Desarrollo Agrario, la ceremonia de reconocimiento  se llevó a cabo el pasado 6 de noviembre en las instalaciones de RUTA N, en la ciudad de Medellín. 

Amazónica de Colombia, es un emprendimiento social liderado por Yuly Rodríguez y su esposo, Óscar Weck, quienes hace tres años iniciaron el emprendimiento social en el municipio de Villagarzón en el departamento de Putumayo. La economía de este municipio se ha caracterizado por girar en torno a los hidrocarburos como el petróleo, pero Yuly vió la oportunidad de fortalecer otras economías acordes a la vocación del territorio. Bajo este panorama, Yuly y Óscar, decidieron crear Amazónica de Colombia, un proyecto que busca generar empleo en familias, comunidades indígenas y campesinas a través de la siembra, producción y comercialización de Sacha Inchi, Buriti y Cacay, fabricando aceites 100% naturales para la venta. 

En este emprendimiento social, se benefician aproximadamente 30 familias (comunidades indígenas, comunidades campesinas, mujeres cabeza de hogar  y víctimas del conflicto armado), el rango de edad de las personas que trabajan en este emprendimiento está entre los 27 y 70 años.

El proceso de transformación se desarrolla en varias etapas, la primera es recolectar la semilla, luego se desinfecta, se selecciona pelado, posteriormente se realiza la selección de almendra, prensado, filtrado, empacado, almacenamiento y por último la comercialización, la cual se lleva a cabo por venta on línea, y distribución corta con minoristas en todo el país.

Actualmente la siembra del sacha se desarrolla con enfoque agro forestal, es decir, acompañado con otras especies como el chontaduro y Asai. Para ello, se debe hacer una preparación del suelo de acuerdo a los estudios microbiologicos y físico químicos. Posteriormente, se hace el diseño de siembra y se adecua el suelo. Se deben realizar podas de formación y de producción a cada planta de sacha inchi. Aproximadamente se empieza a cosechar después del séptimo mes. La planta da semilla todo el año. Con respecto a las semillas de cacay y buriti, la cosecha es una vez al año y son silvestres, dura aproximadamente mes y y medio la cosecha. 

Semilla de Sacha inchi

La visión de Amazónica de Colombia, es tener un proyecto inclusivo. El enfoque es hacer un aprovechamiento sostenible de frutos silvestres, las comunidades indígenas conocen el territorio y son ellas las encargadas de recolectar los frutos silvestres que se transforman. Con ello, se incentiva a la reforestación y la no tala de los mismos. El trabajo se realiza de la mano de comunidades indígenas y campesinas, quienes a través del proyecto esperan conservar sus costumbres, aún conservan su lengua materna, cultura ancestral, medicina tradicional, contribuyendo con ello a fortalecer su economía familiar.

¿Cómo te sientes al ser ganadora de la Convocatoria RECON 2019 en la categoría de Desarrollo Agrario?  

“Estamos muy felices, agraciados con Dios y con ustedes, por la oportunidad de darnos a conocer. Reconocer un trabajo que es un poco difícil pero gratificante, porque estamos generando nuevas oportunidades en un territorio olvidado por el Estado e ignorado por la comunidades de otras regiones, pero tenemos mucho para dar. Es una oportunidad para darnos a conocer y con ello penetrar un mercado y poder fortalecer una economía propia, de acuerdo a la vocación de nuestro territorio.”. 

Estamos convencidos que la Bioeconomía es la línea económica que necesitan departamentos como el Putumayo para garantizar un desarrollo económico sostenible y sustentable en las comunidades y la conservación de la Bio diversidad Amazónica, ya que es un ecosistemas frágil. 

Es importante, que las personas puedan apoyar este tipo de proyectos comprando y consumiendo sus productos, ya que no solo contribuyen a mejorar su salud y su belleza, también aportan en la conservación de un territorio cuyo ecosistema es considerado Patrimonio de la Humanidad, por su fauna, flora y por suministrar una de las mayores fuentes de oxígeno del mundo.