Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

La migración, una realidad que no debe ser estereotipada

18 diciembre, 2019 - Autor: Recon Colombia
La migración, una realidad que no debe ser estereotipada

Son miles de personas en todo el mundo las que a diario sufren el desplazamiento forzado por diversas causas. Según la OIM (Organización Internacional para las Migraciones), “El número de migrantes internacionales en 2019 se estima en 270 millones y el principal destino sigue siendo Estados Unidos, con casi 51 millones. Por otra parte, un total de 634 migrantes y refugiados han muerto en lo que va del año en América Latina, la cifra más alta en seis años. Más de 157, la mayoría venezolanos, se han ahogado en el Caribe.”

En Colombia, más de seis millones de personas se han visto obligadas a desplazarse dentro y fuera del país en los últimos años, según cifras del Centro de Memoria. Además, se ha catalogado a Colombia después de Siria, como el segundo país a nivel mundial con la mayor cantidad de desplazados internos. Colombia, presenta problemas para recibir a los migrantes y refugiados venezolanos, puesto que es necesario brindarles apoyo en su proceso de inmigración, pero también presenta problemas para ayudar a los mismos colombianos que han sido víctimas del desplazamiento forzado por diversas causas, en su mayoría generadas por la violencia y el conflicto armado de casi cinco décadas. Aún el Gobierno no ha reparado integralmente en su totalidad a estas víctimas. En las ciudades capitales vemos altos índices de migrantes desempleados y sin poder suplir aún sus necesidades básicas. 

Existen tres segmentos de personas que se han visto gravemente vulnerados en su proceso de migración en Colombia. El primero tiene que ver con los  colombianos, en su mayoría campesinos, raizales, negros, palenqueros y comunidades indígenas, desplazados de sus territorios por décadas durante el conflicto armado. Hoy, víctimas sujetas a reparación integral por parte del Estado. El segundo segmento, tiene que ver con los líderes sociales amenazados que buscan defender los derechos humanos de sus comunidades y en algunos casos no cuentan con la protección del Estado en los territorios, lo cual los obliga a migrar para proteger sus vidas. El tercer caso es el de los venezolanos, quienes han ingresado masivamente al país de diversas formas, después de que la situación en Venezuela se saliera de control. Miles de personas se han visto obligadas a cruzar las fronteras con el fin de huir del régimen del Presidente Maduro, el cual ha tenido graves repercusiones sobre la economía y la monetización. Según cifras de Migración Colombia de agosto de 2019, “Actualmente hay 1.408.055 inmigrantes venezolanos en el país, se presenta un aumento del 11% respecto al primer trimestre de 2019. En los últimos seis meses han llegado a Colombia 234.000 venezolanos”.

Este factor se ha convertido en una de las razones más comunes por las cuales  algunos colombianos suelen culpar a los venezolanos del desempleo, también los culpan por la inseguridad, la violencia y otras crisis que Colombia trae tatuadas desde la época de la Colonia. Es importante recordar que la población migrante lo hace por una necesidad, para muchas personas migrar no es una opción, es su única tabla de salvación. Así que no se justifica el maltrato verbal, la creación de estereotipos o la falta de solidaridad frente a ningún migrante en el mundo. 

En RECON contamos con algunos emprendimientos sociales que trabajan en pro de los migrantes, como la Fundación Turpiales, el cual tiene como objetivo ayudar a los venezolanos con su proceso de integración a la cultura colombiana. 

Hoy en el Día Internacional de la migración, hacemos un llamado a la solidaridad y a erradicar las expresiones de odio en contra de la población migrante que busca sobrevivir y salir adelante en otros territorios con las dificultades que conlleva adaptarse a una cultura, un nuevo trabajo, un  nuevo territorio.