Recon

gallery

Jorge Giraldo, emprendedor social de la semana

Proyecto Ilusión Colombia es una iniciativa que le apuesta a la transformación de realidades sociales a través del Clown. Participaron en la convocatoria RECON en la categoría de Practicas Artísticas, Culturales y Deportivas, quedaron seleccionados entre las 60 mejores iniciativas de emprendimiento social. Su creador, Jorge Enrique Giraldo, es nuestro emprendedor social de la semana y nos contó sobre su proyecto.

RECON: ¿Quién es Jorge Enrique Giraldo?

Jorge Giraldo: Soy un misionero católico, payaso, actor, director de teatro, pedagogo, Creador Colombiano. Gestor, fundador, director escénico y creativo de Tree Clown. 

Hace 25 años se incrusto en mi corazón el sueño de crear escenarios de ilusión. Hacer crecer en diálogos estéticos una reflexión sobre el país y la razón de existir.

Creer que dedicar la vida a ser artista es y será la opción de mi vida en un país como Colombia. Crear y creer en la belleza como elemento transformador de la sociedad sembrándola en el corazón de cada uno de los seres humanos para que seamos felices. Con esta pasión despierto cada mañana. Creo que el payaso es el camino más corto para lograrlo. 

Son 20 años jugando a ser feliz y cinco siendo absolutamente feliz. En este camino he puesto en escena más de 20 montajes, impartido talleres en tres países y hecho funciones en tres continentes.

REC: ¿Qué hace el proyecto Ilusión Colombia?

JG: A través de Proyecto Ilusión Colombia, llegamos a zonas de marcado abandono, llegamos a la Colombia profunda y pobre, con el propósito de ir al encuentro de los demás para conocer sus realidades.

Construimos un proyecto que apunta a contribuir, en cierta medida, a acabar las causas estructurales de la pobreza en Colombia. Inspirar vidas, incitar corazones a mirar horizontes más amplios, cambiar paradigmas culturales equivocados para la transformación social de las regiones. Esto es nuestra contribución; lo hacemos a través del arte del payaso (clown), el circo, la música y la danza clásica. La risa, el humor y el despliegue estético son ingredientes fundamentales, en una Colombia que sueña salir del atraso y de la pobreza.

Buscamos contar y difundir estos procesos como la cara de una nueva Colombia que se reinventa. También como parte de esa riqueza: su gente. Llevar estas historias al cine a través de documentales de gran calidad.

El primer paso es llegar al encuentro de las comunidades, generar un vínculo que permita ganarnos su confianza, para lograr esa apertura de la comunidad ha sido fundamental trabajar con la iglesia católica, no es fácil llegar a comunidades que están a 8 horas dentro de la selva sin alguien que te presente, por las condiciones de violencia que ha vivido nuestro país, el llegar con la iglesia da a saber que llegamos en son de paz.

REC: ¿Qué te inspira o te lleva a hacer Clown con enfoque social?

Me inspira la posibilidad de poder transformar realidades de sufrimiento y que la gente se pueda reír de eso. Alguna vez alguien decía en uno de nuestros talleres “uno no termina de sanar sus desgracias sino hasta que se ríe de ellas”,  es bonito darse cuenta que la vida no es tan en serio y que se puede vivir de una manera distinta.

Lo que me lleva a hacer lo que hago fue una expericiena que tuve y que me toco el alma, acompañe a una misión de misioneros católicos a una zona muy lejana, un lugar donde solo había dos sacerdotes, una monja y otras personas de la iglesia, no había hospital ni funcionarios públicos. Ver que ellos estaban ahí con la comunidad, acompañándolos y viviendo su realidad, me motivo a querer vivir lo mismo con seres que necesitan un aliento.

Hace años estudio clown, pero nunca fue pensado como una opción de vida, pero hace 6 años me decido a ser 100% payaso, porque quiero ser absolutamente feliz, y para esto debo donarme, y la mejor manera es haciendo clown.

REC: ¿Cómo surge Ilusión Colombia?

Ilusión Colombia es inspirado en una misión que realice en 2014 en Rio de Janeiro, Brasil, donde presenté una obra para niños muy pobres, pero tenía como invitados a niños de estratos muy altos, y en ese momento elimine las barreras entre ellos, ahí me doy cuenta que necesitaba hacer algo para acortar esas brechas sociales y económicas entre esa Colombia profunda y pobre y la Colombia más pudiente que sufre, porque  unos tienen solucionadas unas cosas, y los otros, otras, y juntos encuentran que los pobres han sabido vivir con poco y han encontrado mucho más sabor y sentido a la vida que aquellos que lo tienen todo. Cuando estos se juntan viene una mezcla, un coctel de esperanza y se generan lazos de ayuda muy bonitos.

REC: ¿Qué has logrado hacer con Ilusión Colombia?

Ya tenemos nuestro primer corto documental: "De qué ríe un payaso cuando ríe" presentado en el festival de cine colombiano de Buenos Aires, Argentina. Ya hemos visitado dos veces corregimientos del Chocó, lo que nos ha permitido avanzar en nuestro piloto del proyecto. Estuvimos en la Alta Guajira y también en el departamento del Putumayo. Hemos llegado en total a 19 corregimientos de difícil acceso, presentado espectáculos teatrales en técnica clown a aproximadamente 7.000 personas en su mayoría niños; también jóvenes y adultos. Impartimos talleres a cerca de 300 niños en el Chocó y la Alta Guajira

REC: ¿Qué sueñas que suceda con tu proyecto?

Estoy haciendo documentales en la Colombia profunda, para despertar en las grandes ciudades el interés por ir a esos lugares, sueño con generar campamentos para que las personas vayan  y conozcan esas realidades y que los niños de allá vengan a acá a las grandes ciudades.

También sueño con una gran carpa de circo en medio de la selva, para que los niños y jóvenes de esas comunidades se apropien de su territorio y ofrezcan espectáculos artísticos que impulsen el turismo en sus zonas.

Estamos trabajando en la estructuración de un plan de formación artística a mediano plazo que combine diferentes disciplinas para ser conjugadas en un espectáculo circense; donde los niños y jóvenes de estas regiones le cuenten al país y al mundo la Colombia que ellos quieren. Será en tres etapas: Formación, Montaje, Puesta en Escena y Circulación.

REC: ¿Por qué tu proyecto es un emprendimiento social?

Un emprendimiento social es aquel que el dinero que genera lo emplea en beneficio para las comunidades y es auto sostenible. Mi proyecto es un emprendimiento social porque cree una empresa con fines comerciales, llamada Play Box, con el propósito de usar las utilidades que recibo para financiar la parte social que desarrollamos con Ilusión Colombia.

Es muy difícil que le donen a uno, por eso me pregunte cómo convierto mi talento en un producto para generar los recursos que necesito, por eso me surgió la idea de crear una empresa que se llama Play Box, la cual es emprendimiento comercial para desarrollar experiencias extraordinarias al interior de equipos humanos en empresas, a través del clown, teatro de improvisación y música, buscando cómo los colaboradores y líderes se relacionan con su trabajo todos los días, buscamos inspirar al trabajador para hacerle encontrar desde su propósito de vida, ese anclaje con la misión de la empresa. Hacemos que el trabajador mejore su productividad después de la experiencia, lo que hacemos es potenciar al colaborador en la manera que desarrolla su trabajo. Esto lo hacemos mediante talleres.

REC: ¿Qué consejo le darías a otros emprendedores sociales del país?

JG: Que escuchen los deseos de su corazón. Que vean cuáles son los talentos que tienen y pueden poner al servicio de las personas, sobretodo de las más necesitadas. Que no renuncien, uno todos los días está tentado a esto, pero hay que seguir adelante.

Conozca más acerca de Ilusión Colombia:


 

 

 

 


profile

Te quedan 2000 caracteres