Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

Buscando igualdad con cunas de cartón

30 noviembre, 2018 - Autor: Recon Colombia

¿Quién es Camila Cooper?

Camila tiene 32 años, es esposa, es mamá, es emprendedora social, es soñadora y muy apasionada.

¿Qué es Cunas con Amor?

Cunas con Amor nace cuando yo estaba estudiando en Londres y el gobierno de Finlandia le envió a Kate Midleton una cuna de cartón. Estaba en otro momento de mi vida y se quedó eso guardado en mi subconsciente. Cuando Gabriel me convirtió en su mamá y se iba a acabar la licencia de maternidad, yo decidí ser mamá 24/7 para Gabriel; y esa noche, cuando yo estaba en la incertidumbre de ‘ahora, ¿qué voy a hacer?’, se volvió viral en redes sociales las cunas de Finlandia, y ahí me tocó una fibra muy especial. Yo sabía que quería traer ese proyecto a Colombia y adaptarlo a las necesidades de nuestro país.

¿De qué se trata eso de que una cama cambia vidas?

Transformamos una caja de cartón en un vehículo de oportunidades, vamos a las mamás, a la población vulnerable, diseñamos un plan bendito con la doctora Julieta, en donde les hablamos a las mamás de gestación consciente, de lactancia materna a libre demanda, de crianza positiva, de planificación de los hijos, de proyecto de vida, y vamos a agregar un nuevo pilar: inclusión.

¿Quién conforma el grupo de Cunas con Amor?

Somos un equipo movido por el amor: mi esposo Óscar es director de marketing digital, experto en creatividad online, la doctora Julieta Villegas es científica y ha llevado el plan bebé canguro por todo el mundo, Érika Bonilla también es médica y tiene un mensaje de amor, un ángel en el cielo, y nos invita todo el tiempo a cuidar a nuestros hijos; Haydi Martínez ha sido nuestra columna vertebral desde que empezamos, porque es nuestra contadora y ahora revisora fiscal; Pedro Felipe Estrada es nuestro asesor en planeación estratégica, y tenemos muchos más ángeles que nos guían en esta misión de ser autosostenibles.

¿Cómo se financian?

Para nosotros, lo más importante ha sido convertirnos en una empresa social, tenemos un modelo de negocio a largo plazo, a mediano plazo y a corto plazo, que nos permite ser sostenibles. Iniciamos con una inversión familiar con la que sacamos nuestra primera producción de cunas, todas las que hemos entregado han sido apadrinadas y ya hemos empezado un modelo para mamás ecológicas, donde ellas compran su cuna y con ello están donando otra para que nosotros entreguemos a nuestra población beneficiaria.

Han recibido varios reconocimientos, incluso uno con el MIT. ¿Cuáles son y de qué se tratan?

El inicial fue por parte de la Universidad de La Sabana, fue el primer semillero de emprendimiento que nos abrió las puertas y ahí comenzó toda una carrera de emprendimientos que nos han permitido crecer, fortalecernos empresarialmente. Recon fue muy importante para nosotros porque nos permitió enriquecernos desde adentro, como personas, para poder llevar nuestro modelo de negocio a otro nivel.

Habla de otro nivel. ¿Cuál es el siguiente paso?

Se llama Casa, Fruto Bendito, que es la casa para recibir a las mamás, volverlas productivas, darles oportunidades laborales y que tengan la misma oportunidad que yo tuve con Gabriel: estar ahí para verlo crecer mientras genero oportunidades para mi familia, para mi entorno laboral y también es un tema de educación.

Cuando uno mira el norte de Europa, este tema de las cunas es política de Estado. ¿Debería un país como Colombia, apalancado en iniciativas como Cunas con Amor, convertirlo en política de Estado?

Claro que sí, Colombia debería adoptar Cunas con Amor como una política de Estado, eso nos permitiría tener un alcance mucho más grande. En Finlandia, cada bebé que nace recibe una Cuna con Amor, lo que se está generando es igualdad desde el nacimiento. Hemos tocado puertas y lo seguiremos haciendo hasta que el Gobierno se dé cuenta de que necesitamos dignificar la vida de cada bebé que nace en nuestro país.

¿Qué pasa cuando un bebé tiene acceso a una Cuna con Amor? ¿Cómo cambia su entorno?

Primero les hablamos a los papás de que es posible que eduquemos a nuestros hijos basados en el amor, que el modelo y la empatía son fundamentales, que estamos derrumbando mitos de tradiciones que llevan décadas y con las que hemos educado a la juventud que está hoy en nuestro país. Les hablamos a las mamás, las invitamos, sembramos una semilla de amor para que cada bebé que va a nacer tenga un comienzo digno, igualitario, y desde ahí comenzamos el acompañamiento con ellas.

¿Cómo es esta cuna? ¿Qué tiene? ¿Qué viene con ella?

Nos aliamos con el mejor proveedor que hay en nuestro país, porque tiene que ser certificada, con tintas orgánicas aptas para bebés; es una sola pieza, no está pegada, no se ensambla con otras piezas, es muy segura para el bebé, mide, aproximadamente, 76cm por 46cm ya armada, la entregamos con un colchón que ya tiene una densidad especial, porque protegemos a los niños de la muerte súbita infantil, teniendo en cuenta que en Colombia los bebés se mueren porque los papás no tienen buenas prácticas a la hora de dormir con ellos; entonces, invitamos a que estén en la misma habitación, pero que cada niño tenga su espacio. Entregamos las cunas con su colchón, con su manta protectora, cuando las donamos van repletas de amor, con pañales, con pañitos, con ropa, con todo lo que necesita un bebé. Además, el plan de educación para las familias.Hay que disfrutar más a los hijos, y nos quedamos en miedos, mitos y nos olvidamos que son prestados, que solo los vamos a tener un rato. Les hablamos de amor. Ustedes no se imaginan la hermosura que es estregar una cuna. Lo hicimos en la cárcel de San Diego, en Cartagena, y la mamá nos decía que, después de tener tres hijos, era la primera vez que le decían que podía educar a su hijo basado solamente en el amor, y nos abrazó, eso es lo que nos alimenta día a día para llegar a transformar más vidas en Colombia.

Hay quienes no logran combinar la innovación social con un modelo de negocios que haga el emprendimiento sostenible. ¿Cómo lo están haciendo ustedes?

La base de nuestro emprendimiento se llama Haydi Martínez. E es nuestra revisora fiscal. Si nosotros tenemos claridad en ese tema financiero, vamos a tener una proyección que sea a largo plazo. Desde que nosotros empezamos tuvimos claro un tema muy importante: somos fundación con el único objetivo de que las utilidades no se van a repartir en nuestros bolsillos sino que se van a reinvertir, pero de resto funcionamos igual que una empresa lucrativa.

Cuando uno habla con personas que están logrando cambios sociales, por medio de su liderazgo, siempre hablan de dejar huella. ¿En cuántas personas han dejado huella ustedes desde que nació Cunas con Amor?

Hemos educado a 2.500 niños, a 2.500 familias, 2.500 recién nacidos han tenido un lugar digno para nacer en Colombia, en 10 ciudades y municipios de todo el país.

¿Cómo escogen a los beneficiarios?

Hacemos alianzas, trabajamos con las alcaldías, con las fundaciones, ellos lo que hacen es entregar una lista de las mamás que han sido juiciosas con sus controles prenatales, que realmente han estado en condición de vulnerabilidad, que necesitan la cuna y que están dispuestas a recibir nuestro acompañamiento, y así llegamos nosotros y podemos hacer un seguimiento y darle una continuidad. Ese es el ideal con la Casa Fruto Bendito, darle más trascendencia a nuestra labor, educando a las mamás para que ellas puedan saber todo este tema de la maternidad. No hay un manual para ser mamá, pero sí muchos estudios para llevar una mejor paternidad y conformar hogares con mejores cimientos.

Hablan de igualdad, se enfocan en hogares menos favorecidos. ¿Cómo tocan esos otros estratos?

Por eso nuestro hashtag #igualesconamor porque ya hemos logrado vender la cuna a esas mamás ecológicas y famosos han acostado a sus hijos en nuestras cunas, eso nos ha permitido, a través de sus redes sociales, que otras mamás se den cuenta que estamos hablando de igualdad desde el nacimiento, mi hijo Gabriel es la muestra de esto. Él lleva dos años y medio usando su cuna y se convirtió en su mejor compañía. Ya todos los estratos en Colombia han dormido en una Cuna con Amor.

¿Dónde las venden o cómo funciona el tema de apadrinar?

Apadrinar una cuna tiene un valor de 49.000 pesos. Nos la donan y nosotros la entregamos a nuestra población vulnerable. Si ustedes son mamás o familias ecológicas y quieren comprar su cuna, tiene un valor de 95.000 pesos, ahí compran la suya y subsidian a una de nuestras familias. Les contestamos directamente en @Cunasconamor, en Facebook Fundación Fruto Bendito y en nuestra web. www.fundacionfrutobendito.org

Por: Edwin Bohorquez

Vía: El Espectador

Ver nota AQUÍ