Quieres recibir información y novedades acerca de RECON, suscríbete a nuestro newsletter!
Slider

Región Caribe aporta 11,7% en empresas sociales

6 diciembre, 2018 - Autor: Recon Colombia

Foro promueve la visibilidad de estas organizaciones. Emprendedores piden apoyo al Estado para sus proyectos.

Uno de los retos que tiene el emprendimiento social en Colombia para los próximos años es lograr crear un ecosistema sostenible. De acuerdo con Recon, organización no gubernamental que cuenta con el apoyo de Suecia y el programa de las Naciones Unidas, en el país existen más de 2.000 empresas sociales, de las cuales a 500 participaron en una encuesta que entregó entre sus resultados que el 85% de los recursos, con los cuales comienza sus iniciativas, provienen de ahorros personales, y el 91% considera que operan sin ánimo de lucro. De ese porcentaje de empresas encuestadas el 11,7% están desarrollando sus proyectos en siete departamentos del Caribe colombiano.

El Foro Emprendimiento Social, que organiza Recon y recorre el país promoviendo una “Apuesta para el desarrollo del país”, pasó por Barranquilla para inspirar con testimonios de los emprendedores y mostrar algunas de las realidades que enfrentan estas empresas con sus proyectos. Esas iniciativas llegan a comunidades, generan empleo a través de la educación, el arte, el deporte, el medio ambiente, la cultura de paz, las tecnologías y las comunicaciones.

Una Gota Verde de Vida es una de las empresas sociales establecida en Usiacurí, Atlántico, donde promueve el cuidado, la preservación y la sostenibilidad ambiental desde la educación y liderazgo con gestores locales. Jully Orozco, gerente de la organización, cuenta que operan sin ánimo de lucro y están en la etapa de “establecimiento”; generan seis empleos indirectos, impacta a 300 madres cabeza de familia y crearon una línea de negocios para vender manualidades y artesanías a través del comercio electrónico.

“Hemos superado el miedo a tocar puertas”, admite Orozco y agrega: “El desafío que hemos tenido es la consecución de recursos para desarrollar proyectos. El Estado debe ser el garante para que las iniciativas se den”.

Samuel Azout, uno de los referentes en el emprendimiento social, participó en el foro para compartir alguno de los logros de su iniciativa Fútbol con Corazón. El empresario social dijo que los grandes fondos de financiación en el mundo están disponibles para empresas con ánimo de lucro, y las empresas sociales deben tener la visión de transformarse. “En Fútbol con corazón estamos pensando convertirnos en empresa con ánimo de lucro, porque hay más dinero para empresas con ánimo social. Hay un gran ecosistema de financiación de inversión de impacto, fondos que están ahí con dineros de los gobiernos y de los privados para financiar proyectos de empresas sociales”.

La encuesta de Recon, que se realizó entre el 17 de abril y el 13 de junio de este año, muestra que el 35% de los emprendimientos sociales se desarrollan para generar empleos, el 16,8% lo hace con iniciativas que promueven el arte, deporte, educación y cultura.

Un caso inspirador es el de Idelfonso Meza, docente en el IED San Isidro, escuela ubicada en la vereda de Salamina a unos 18 kilómetros de Montería, Córdoba. Allí el profesor enseña a niños dibujo y arte aprovechando los recursos del entorno rural como plumas de gallinas y otros desechos del casabe.

“En Colombia nos cuesta valorar lo que hacemos. La aprobación es un principal obstáculo”, dice Idelfonso Mestra, mientras muestra desde su teléfono móvil los pinceles hechizos que ha hecho con la comunidad y asegura que los ha llevado a Brasil y Francia. El profesor también participó en el foro y dijo que hay que buscar las oportunidades. “Tenemos una escuela donde no hay infraestructura, ha sido víctima del conflicto y creo en el arte como generador de paz. Reivindicar a una comunidad a través del arte para sanar. El arte puede formar buenos seres humanos”.

Andrés Santamaría Garrido, director de Recon, dijo que se han preocupado por identificar las iniciativas en el país, dónde se desarrollan y se debe apuntar a aquellas donde hay desigualdad y  problemas sociales.

Es por eso que la encuesta encontró que en la Colombia, donde no llegan con la misma fuerza las políticas públicas, se deben dirigir las empresas sociales con sus proyectos. En La Guajira, Arauca, Caquetá, Guainía y Guaviare la participación es mínima de las iniciativas sociales.

El foro también permitió definir desafíos más allá de la sostenibilidad y de cómo entidades como la Cámara de Comercio se comprometerán a promover este ecosistema. Además el aporte de la Gobernación del Atlántico en sus banderas de la cocreación e innovación y de juntar a más empresas de estas características en sus programas de desarrollo económica.

Uno de los aspectos es la de visibilizar a las empresas sociales. Los participantes coincidieron en que debe haber normatividad para tener estímulos. La línea delgada entre una fundación y una empresa social no permite diferenciarlas, pero las actuaciones de una afecta a la otra. El incumplimiento de proyectos y recursos destinados sin mostrar resultados impacta en el tejido de las empresas sociales, se señalaron en el foro.

La emprendedora Jennifer Colpas propuso que se deben crear una red de emprendimientos sociales. “Aquí no hay competencia como lo hay en las empresas con ánimo de lucro. El Gobierno debe ser un articulador y con entidades aceleradoras e incubadoras que permitan crecer.  Que nos haga sentir y no como fundaciones mal vistas”.

Vía: El Heraldo

Por: Nilson Romo

Ver nota AQUÍ